El cambio climático está alterando a las aves migratorias de América Latina

0
355

Cada año, más de 340 especies de aves migratorias, que suman casi 5 mil millones de aves, realizan viajes entre los Estados Unidos y Canadá, y América Latina y el Caribe. Además, más de 230 especies migran completamente dentro de Sudamérica.

En el Día Mundial de las Aves Migratorias, investigadores de Brasil, Argentina y Estados Unidos han publicado un estudio en la revista Frontiers in Bird Science sobre la tijereta, una especie nativa de América Latina. Se espera que esta ave sufra una gran pérdida de su hábitat debido al cambio climático, ya que los futuros cambios climáticos modificarán los patrones de precipitaciones y temperatura a los que está acostumbrada.

El estudio se realizó colocando geolocalizadores en las aves, que registraron la intensidad y duración de la luz solar para calcular su ubicación. Se descubrió que los cambios climáticos reducirán en un 22% el área del hábitat que actualmente utiliza la tijereta.

Por otro lado, investigadores de República Checa, en colaboración con científicos argentinos, están estudiando las implicaciones del cambio climático en el tero sudamericano. Se ha observado que el cambio climático afecta la supervivencia de esta especie, ya que el crecimiento acelerado de los pastizales destruye sus nidos.

En Europa, se ha comprobado que el avefría septentrional, una especie similar al tero sudamericano, se ve afectada por el cambio climático en su migración y supervivencia. Por lo tanto, los investigadores están estudiando si el tero sudamericano también experimentará los mismos impactos debido al cambio climático.

Además, el cuclillo pico amarillo, una especie que migra entre América del Norte y del Sur, ha experimentado una reducción del 60% en su área de distribución en los últimos 35 años. Los científicos están estudiando cómo los cambios en los patrones de precipitaciones pueden estar influyendo en las poblaciones de esta especie durante su migración y en sus zonas de invernada en el Gran Chaco.

Ante esta situación, los científicos proponen medidas de protección y conservación de los hábitats naturales de las aves migratorias. Es necesario reducir las acciones humanas que alteran el clima, como la agricultura y la minería, así como la quema de combustibles fósiles y la emisión de gases de efecto invernadero.

En resumen, el cambio climático está afectando a las aves migratorias en América Latina, como la tijereta, el tero sudamericano y el cuclillo pico amarillo. Es importante tomar medidas para proteger sus hábitats y reducir las acciones que contribuyen al cambio climático.