Chile establece contactos con gobierno de Maduro por caso de exmilitar presuntamente secuestrado

0
184

El gobierno chileno ha establecido relaciones diplomáticas con el gobierno de Venezuela para abordar el caso de un exmilitar venezolano que presuntamente fue secuestrado en Chile esta semana.

Según informes, el embajador de Chile en Venezuela, Jaime Gazmuri, ha llevado a cabo gestiones para mantener conversaciones con el viceministro para las Américas de la cancillería venezolana. Según la portavoz del gobierno chileno, Camilla Vallejo, se mantienen «contactos en todos los niveles», tanto a nivel gubernamental como policial y a través de las fiscalías.

Hasta el momento, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela no ha hecho declaraciones públicas sobre el caso. Según los informes de los periódicos chilenos, el presidente Gabriel Boric interrumpió sus vacaciones para mantener una reunión telemática con varios ministros para discutir la situación y canalizar la información disponible.

El militar venezolano en cuestión es Ronald Ojeda Moreno, de 32 años, quien fue expulsado del ejército venezolano y acusado de estar implicado en actos conspirativos contra el gobierno. Fue secuestrado por cuatro personas encapuchadas que se hicieron pasar por detectives de la Policía de Investigaciones de Venezuela.

El caso ha ganado relevancia después de que Iván Simonovis, un comisario considerado como un preso político durante el gobierno de Hugo Chávez, denunciara que funcionarios de contrainteligencia militar venezolana ingresaron ilegalmente a Chile para secuestrar a Ojeda. Sin embargo, el diputado y vicepresidente del partido de gobierno de Venezuela, Diosdado Cabello, descartó esta versión.

Las autoridades chilenas han iniciado un operativo para encontrar a Ojeda y han emitido una alerta internacional a Interpol. Además, se ha reforzado el control fronterizo. La investigación está en curso y el Ministerio Público ha declarado la investigación en «reserva», por lo que la información disponible es limitada.

Se manejan varias líneas de investigación, incluyendo una operación de agentes de inteligencia, un ajuste de cuentas por parte del crimen organizado o un autosecuestro. El secuestro ha causado gran preocupación entre la comunidad de exiliados venezolanos en Chile, quienes piden más comunicación y transparencia por parte de las autoridades chilenas.

El caso sigue desarrollándose y se espera que las autoridades de ambos países continúen trabajando juntas para resolverlo.