Científicos crearon bacterias capaces de descomponer y reclicar plástico tóxico

0
473

Un estudio reciente realizado por investigadores en biología sintética ha dado lugar a un emocionante avance en el campo de la degradación de plásticos. Han creado un «consorcio bacteriano» compuesto por dos cepas modificadas genéticamente que no solo pueden descomponer plástico, sino también transformarlo en material biodegradable útil.

Este consorcio bacteriano es capaz de destruir plásticos tóxicos y convertirlos en plásticos reciclados que pueden utilizarse para fabricar una variedad de productos, como espumas, adhesivos e incluso nailon. Lo más impresionante es que este proceso no tiene un impacto adicional en el medio ambiente.

Lo que hace que este estudio sea aún más emocionante es que no se limita solo al plástico de tereftalato de polietileno (PET), sino que posiblemente pueda aplicarse a otros tipos de plásticos. Esto abre la puerta hacia una «bioeconomía sostenible» en la que los plásticos se pueden descomponer y reciclar de manera más eficiente.

El plástico es un material ampliamente utilizado en la sociedad moderna debido a su maleabilidad, versatilidad y bajo costo de producción. Sin embargo, su degradación es notoriamente difícil. Aunque algunas bacterias y hongos pueden descomponer diferentes tipos de plásticos utilizando enzimas especializadas, estas cepas naturales son sensibles a la temperatura y la acidez, y a menudo solo pueden descomponer plástico dañado por la luz UV o químicos.

En contraste, las cepas modificadas genéticamente son mucho más eficientes en su trabajo. Han sido diseñadas para metabolizar los componentes principales del PET, el ácido tereftálico y el etilenglicol. Al dividir esta tarea entre dos cepas, los investigadores descubrieron que las bacterias eran más efectivas en la descomposición de los componentes del PET en comparación con una única cepa que intentaba procesar ambos. Además, estas cepas pueden descomponer completamente los residuos de plástico en solo unos días, en lugar de semanas o meses. También pueden producir un polímero biodegradable a una tasa mucho más alta.

Esta investigación no solo avanza en el campo de la degradación de plásticos, sino que también sienta las bases para el «bio-reciclaje». Los investigadores creen que los ecosistemas bacterianos sintéticos podrían utilizarse en el futuro para abordar otros contaminantes plásticos y residuos.

La idea de reciclar los residuos plásticos no es nueva, pero la bioconversión ofrece una nueva forma más limpia y eficaz de hacerlo. En el pasado, los científicos han utilizado métodos como el calor, la fuerza y los productos químicos para descomponer y reconstruir los plásticos. Sin embargo, este nuevo enfoque basado en la biología sintética muestra un gran potencial para transformar la forma en que se manejan los residuos plásticos y promover una economía más sostenible.