Citgo se perderá: la refinería venezolana se dirige a una subasta en Estados Unidos

0
547

El próximo lunes, un juez de Estados Unidos dará inicio a una subasta que se espera coloque a la refinería de petróleo Citgo Petroleum, con sede en Houston, en manos de competidores o inversores después de cuatro años de protección por parte del gobierno estadounidense.

Un alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos en Washington afirmó la semana pasada en una sesión informativa que el levantamiento de las sanciones a Venezuela no debería afectar la subasta de la empresa que ha sido propiedad del país durante casi cuatro décadas.

Según personas cercanas al asunto consultadas por Reuters, es probable que Citgo termine en manos de una o más de las principales refinerías que operan en Estados Unidos el próximo año, dejando a Venezuela sin nada.

La subasta forzada, que involucra a una matriz cuyo único activo es la empresa refinadora, tiene el potencial de recaudar alrededor de 13.000 millones de dólares para pagar a un pequeño grupo de acreedores vinculados a Venezuela, según estimaciones oficiales.

Se espera que pocas empresas puedan pujar por todo el negocio, que incluye tres refinerías, seis oleoductos y 4.200 minoristas independientes de gasolina.

Esta venta podría convertirse en la subasta judicial más grande jamás realizada. Se espera que los postores incluyan a Marathon Petroleum, Motiva Enterprises, propiedad de Arabia Saudita, Valero Energy y Koch Industries. También se espera que los inversores en infraestructura presenten ofertas.

Sin embargo, el precio y las preocupaciones antimonopolio limitarán el grupo de postores para la adquisición de toda la compañía, según Matthew Blair de la firma financiera Tudor, Pickering, Holt & Co.

Cuando se puso a la venta en 2014, la empresa estaba valorada en casi 12.000 millones de dólares, y su rentabilidad ha mejorado notablemente desde entonces, lo que probablemente atraerá ofertas más altas. Sin embargo, la deuda externa de Venezuela supera los 90.000 millones de dólares.

El abogado José Ignacio Hernández expresó su pesimismo, afirmando que «Citgo se perderá. Ahora solo es cuestión de cuánto durará la subasta. Ni siquiera podremos encontrar los restos».

El juez del Tribunal de Distrito de Estados Unidos, Leonard Stark, en Delaware, ha estado preparando meticulosamente la subasta contratando a un banco de inversión y nombrando a un funcionario judicial para manejar las relaciones con las agencias estadounidenses que protegen a Citgo. A pesar de haber sido ascendido a un tribunal de apelaciones este año, Stark se negó a entregar el caso a otro juez.

El banco de inversiones Evercore Group ha sido contratado por Stark para recopilar datos financieros y comercializar la empresa. Se espera que presente una oferta inicial esta semana, que podría incluir a empresas con grandes reclamaciones arbitrales, como ConocoPhillips y Exxon Mobil.

Sin embargo, Horacio Medina, presidente de una de las juntas directivas de Citgo, critica el proceso de subasta, argumentando que «no es un proceso equitativo ni justo. Solo a los primeros en llegar se les pagaría mediante la destrucción de un activo. El juego no ha terminado».

A pesar de las dificultades, Citgo ha tenido un buen desempeño en los últimos años, con sus tres refinerías operando a un promedio del 98% de su capacidad y generando ingresos netos acumulados de 4.920 millones de dólares en los últimos cuatro trimestres. Sin embargo, si Citgo y sus directivos no logran llegar a acuerdos de pago antes de que se anuncien los ganadores el próximo año, Venezuela, que adquirió Citgo como parte de su estrategia internacional, se quedará con las manos vacías.

José Ignacio Hernández concluye diciendo que «la pérdida de Citgo causará un gran daño moral a los venezolanos y no traerá beneficios a muchos, excepto a un puñado de afortunados acreedores que podrían participar en la subasta».