CNN revela órdenes inhumanas en Texas: Negar agua a migrantes y forzar su retroceso al río Grande

0
477

La cadena CNN ha revelado detalles impactantes sobre presuntas órdenes emitidas por las autoridades de Texas, que implican hacer retroceder a los migrantes hacia el río Grande y negarles acceso a agua potable, en medio de una fuerte oleada de calor. Estas acciones, según el informe, han generado graves consecuencias, incluyendo abortos, heridos y fallecidos, incluyendo niños.

Con información de Karina Villarreal @DeisyKarina8 / El Nacional

En correos electrónicos obtenidos del Departamento de Seguridad Pública de Texas, se detallan las preocupaciones de un médico policía, quien reporta un trato inhumano hacia los migrantes a lo largo de la frontera en Eagle Pass, Texas.

Según el informe de CNN, durante un período de siete horas a finales del mes pasado, dos médicos del Departamento de Seguridad Pública de Texas atendieron a una niña de 4 años que se desmayó mientras el grupo al que pertenecía estaba siendo empujado de regreso a México por personal de la Guardia Nacional de Texas, en medio de una temperatura de 38 grados centígrados.

Los médicos también trataron a un hombre que resultó herido con una importante laceración en una pierna al intentar rescatar a su hijo de un alambre de púas colocado en una boya de disuasión en el río Grande. Además, un adolescente de 15 años sufrió una fractura de pierna al intentar cruzar una parte peligrosa del río, lejos de las boyas, y una joven de 19 años sufrió un aborto espontáneo después de quedar atrapada en el alambre.

El correo electrónico también reporta el trágico caso de una madre y dos niños que fallecieron mientras intentaban cruzar el río en un área sin alambres. Estos incidentes evidencian la gravedad de la situación en la frontera y sus trágicas consecuencias.

CNN también informa sobre la postura del gobernador de Texas, quien justifica la presencia de alambre y púas en la frontera para disuadir los cruces ilegales, culpando al presidente Joe Biden por la crisis en la frontera sur de Estados Unidos.

Ante estas revelaciones, las autoridades de Texas han afirmado que están investigando los incidentes, pero han asegurado que los agentes estatales proveen agua a los migrantes y los tratan en caso de heridas, salvándolos de ahogarse.

Estas órdenes y sus consecuencias son motivo de profunda preocupación y plantean serias interrogantes sobre la humanidad y legalidad de las acciones tomadas en la frontera. La situación exige una respuesta urgente y una revisión exhaustiva de las políticas y prácticas relacionadas con la migración en la región.