Conflictos familiares provocan tensión en el velatorio de Fernando Villavicencio en Ecuador

0
450

El cuerpo del candidato, quien fue asesinado a tiros en la tarde del miércoles al salir de un mitin en una escuela, yace desde el jueves en una funeraria en el norte de Quito, adonde fue trasladado después de que se le hiciera la autopsia en el Centro de Medicina Legal.

Familiares de Fernando Villavicencio, el candidato a la Presidencia de Ecuador que fue asesinado el pasado miércoles, denunciaron este viernes que la esposa no los deja entrar al tanatorio donde se encuentra instalado el velatorio.

El cuerpo de Villavicencio, quien fue asesinado a tiros en la tarde del miércoles al salir de un mitin en una escuela, yace desde el jueves en una funeraria en el norte de Quito, adonde fue trasladado después de que se le hiciera la autopsia en el Centro de Medicina Legal.

Durante la tarde del jueves, los restos mortales de Villavicencio fueron velados exclusivamente por la familia y allegados cercanos.

Sin embargo, la sobrina de Villavicencio Nina Osorio aseguró a los medios a las puertas de la funeraria que, junto a otros miembros de su familia, incluida la madre y dos de las hijas del fallecido, de un matrimonio anterior, no han podido entrar a la capilla de velación.

«La señora (Verónica Sarauz, la última esposa) ni siquiera es parte de la familia, nosotros queremos estar con ellos, no nos permiten velarle desde el día de ayer», dijo Osorio a los medios.

EFE

Anuncios

La joven, que regresó el jueves desde España, pide que permitan velarle con dignidad y cariño, ya que asegura que lo tienen secuestrado.

«Si yo me hubiera muerto no hubiera permitido que mi cuerpo estuviera secuestrado», dijo Osorio desde un lado de la verja de entrada, mientras su hermana denunciaba que les han negado el acceso a los padres y pedían a gritos el ingreso.

Tamia Villavicencio, una de las hijas mayores del excandidato, negó, desde fuera de la verja de entrada donde tampoco la han dejado acceder durante un rato, que fuera un secuestro y aseguró que es un tema de horas para poder ver al fallecido y por la seguridad que rodea a la familia tras el asesinato.

«Entiendan que ella (Verónica Sarauz) está muy sensible, todavía no puede entender lo que pasa», aseguró la joven, que improvisó una canción a su padre a las puertas de la funeraria.

Los familiares aún no saben dónde será enterrado Villavicencio y temen que también se les deniegue el acceso a la ceremonia, a pesar de la tragedia.

En principio está programado para el mediodía de este viernes un homenaje al candidato, uno de los ocho que se había inscrito para suceder al actual presidente, el conservador Guillermo Lasso, en las elecciones extraordinarias convocadas para el próximo 20 de agosto.

El atentado también dejó al menos nueve heridos, de los que cinco se encuentran estables en la Clínica de la Mujer, de acuerdo a un comunicado del centro médico donde también llegó Villavicencio en condición fulminante y donde no lograron salvarle la vida.

Por su parte, las autoridades ecuatorianas han detenido a seis personas -todas ellas colombianas- como sospechosas de ser autoras del crimen, que se encuentran en prisión preventiva por orden judicial, pero aún se desconoce quién puede haber ordenado el asesinato.

De acuerdo con las autoridades ecuatorianas, también era colombiano un séptimo hombre que falleció después de quedar herido durante el intercambio de disparos que sostuvieron los atacantes con el personal de seguridad que resguardaba a Villavicencio.