Consultores 21: «Si las elecciones fueran este domingo, ganaría la oposición»

0
447

La mañana de este viernes, el presidente de Consultores 21, Saúl Cabrera ofreció detalles sobre su último estudio llevado a cabo entre finales de febrero y el 12 de marzo, y aseveró que la gran mayoría tiene deseos de que en el país haya un cambio, y que la oposición democrática ganaría las elecciones presidenciales, si fueran este domingo.

Anaisa Rodríguez.- ND

En entrevista concedida a Román Lozinki, explicó que a los encuestados se le presentó una lista de al menos 20 partidos, y se le dejó abierta la posibilidad de incluir otras organizaciones. Pero, el núcleo de los sectores de la oposición que es alrededor del 30% de los consultados se inclina por la MUD, G4 o G10. «Allí está la mayoría».

En este punto, destacó que si las elecciones son el domingo 26 de marzo, la oposición ganaría por mayoría una elección presidencial. Sin embargo, Cabrera explicó que el electorado condiciona su participación a la sensación de competitividad. «Si el Gobierno dice que instalará puntos rojos o hará otras cosas, esto afecta la posibilidad de movilización del electorado opositor, la mayoría quiere que las cosas cambien pero los números varían cuando se condicionan otros temas».

Cabrera sostuvo que tanto para La Primaria como para la presidencial de 2024, el nivel de participación del electorado depende de que ambas sean «medianamente competitivas». Y aseguró que 50% de la población «tiene el oído abierto a los opositores». «Quisieran que las cosas cambiaran con el liderazgo opositor, en toda su expresión, desde los más radicales hasta los menos radicales. Entre 10 y 15 por ciento tendría intención de votar en La Primaria, es difícil sacar un número con precisión porque eso dependería del RE pero serían más de 2 millones los que están dispuestos a participar en esa elección de la oposición, y eso aumenta si avanza la Negociación de México y se dan algunas condiciones que mejoren la participación, porque lo vería como una posibilidad real de conseguir el cambio que quiere».

«Si nosotros vamos a la elección presidencial en este momento, claro no estamos en fecha electoral, pero 40% de la población dice que podría participar en una elección presidencial. Entre 70% y 90% dice que si participaría pero al escarbar y consultar «si con toda seguridad» eso disminuye a la mitad» y reiteró «si la gente ve posibilidad real de participación de que levanten las sanciones, que no haya inhabilitados, de que se amplie el RE, el porcentaje aumenta explosivamente y participaría 70% de la población en una elección presidencial».

La realidad del venezolano

El estudio de Consultores 21 fue pagado por Primero Justicia, en medio de la selección para definir quién sería su candidato unitario, explicó Cabrera.

«Los encuestadores no hacemos encuestas para difundir, es decir, las hago porque alguien se da a la tarea de necesitar información, ya sea por opinión publica y contrata un estudio que le pertenece. A veces, se filtra algún dato o se manipula y uno aclara, pero yo no doy resultados de nuestras encuestas. Para esta encuesta nos contrató Primero Justicia, ya que necesitaba datos para su proceso interno, tener información estratégica y desarrollar su campaña. Hay datos interesantes y por eso te estoy dando la entrevista», aclaró a Lozinski.

Detalló que fue levantada con encuestas «cara a cara» a 1.500 personas en zonas urbanas y rurales, con un margen de error del 2%.

Respecto al principal problema de los venezolanos, enfatizó «es el económico, de la forma en que lo veamos». También está la inflación y el desempleo.

Al tiempo que descartó que los venezolanos vivan con un salario de 6 dólares al mes. «A veces se exagera con este tema, la realidad es que el ingreso promedio está en 100 dólares, por los bonos que da el Gobierno y otras actividades que hace la gente, se redondea con el salario mínimo. El ingreso mensual de una familia está en 220 dólares, que igual es insuficiente porque la canasta ronda 500 dólares».

«La gente aspira ganar unos 700 dólares mensuales para cubrir sus necesidades y tener una calidad de vida, medianamente digna».