Crisis de personas sin hogar en Nueva York alcanza un récord histórico, atribuido a inmigrantes de la frontera sur

0
1079

La cantidad de personas sin hogar en los refugios de la ciudad de Nueva York superó las 100 mil, estableciendo un nuevo récord que las autoridades atribuyen principalmente a los inmigrantes que llegan desde la frontera sur de Estados Unidos.

Con información de Infobae

El secretario de prensa del ayuntamiento, Fabian Levy, reconoció que la ciudad ha llegado a un «punto de inflexión» y solicitó más apoyo del gobierno. Indicó que actualmente se está brindando atención a más solicitantes de asilo que a neoyorquinos que llevan mucho tiempo sin hogar.

De las 100 mil personas sin hogar, más de la mitad son migrantes que se alojan en albergues, hoteles o campamentos habilitados. Es la primera vez que los registros alcanzan los seis dígitos, estableciendo un récord absoluto.

Bajo el mandato del alcalde demócrata Eric Adams, la ciudad ha gastado más de mil millones de dólares para albergar a los migrantes desde que comenzaron a llegar en grandes cantidades a principios del año pasado. Se estima que los costos alcancen los USD 4.400 millones para 2024.

Adams expresó que la ciudad se enfrenta a una crisis humanitaria sin precedentes y que miles de personas continúan llegando cada semana. Destacó que este flujo ha llevado a su administración a abrir cerca de 170 puntos de emergencia para proporcionar albergue temporal a los inmigrantes y enfatizó que, sin ayuda del Gobierno federal y una estrategia para trasladarlos a otras ubicaciones en el país, no se puede seguir tratando a los solicitantes de asilo con la dignidad y compasión que merecen.

El comisionado de la Oficina de Manejo de Emergencias, Zach Izcol, señaló que los nuevos centros de emergencia ayudarán a aliviar parte de la presión sobre un sistema que ha alcanzado su límite, mientras la ciudad continúa trabajando con socios para identificar otros refugios.

La ciudad ha tomado medidas extraordinarias para acomodar a los migrantes, incluyendo enviarlos a hoteles al norte del estado y permitirles dormir en templos a través de una iniciativa con iglesias protestantes y musulmanas. Además, se han habilitado gimnasios y otras instalaciones de emergencia para alojar a los migrantes debido a la saturación de los refugios.

La alcaldía también está esperando una decisión de la Corte Suprema de Manhattan sobre una petición para suspender temporalmente una orden de hace 40 años que la obliga a brindar alojamiento a quienes lo soliciten, argumentando falta de recursos económicos. En caso de que la corte respalde la petición, no está claro cuál será el destino inmediato de aquellos que continúen llegando.

Uno de los albergues improvisados en la ciudad es el hotel The Row, ubicado en la 8ª Avenida entre las calles 44 y 45 de Manhattan. Este hotel de lujo con cuatro estrellas ha sido destinado casi por completo a alojar a inmigrantes, lo que ha generado un escenario caótico y desolador. Un ex empleado del hotel describió las condiciones deplorables en las que viven los inmigrantes recién llegados, con habitaciones destrozadas, llenas de basura y pasillos inseguros.

La crisis de personas sin hogar en Nueva York ha alcanzado proporciones alarmantes, y las autoridades municipales continúan solicitando ayuda federal y estatal para abordar esta situación humanitaria de gran magnitud