Cuerpo de Ronald Ojeda no presenta heridas por arma de fuego

0
159

El cadáver de Ronald Ojeda, un exmilitar venezolano, fue encontrado recientemente bajo una estructura de cemento en una toma de agua en Maipú, Chile. Lo sorprendente es que no se encontraron heridas de bala en su cuerpo, lo cual llamó la atención de los investigadores acostumbrados a casos relacionados con el crimen organizado, donde el uso de armas de fuego es común.

Se está considerando la posibilidad de que los autores del crimen hayan utilizado un método alternativo para evitar dejar rastros de balas que pudieran ser rastreadas posteriormente. Después de dos allanamientos en la toma de Maipú donde se encontró el cuerpo de Ojeda, no se encontraron pruebas de armas de fuego en dos viviendas cercanas, según fuentes cercanas al caso.

Esto indica que los responsables tuvieron cuidado de no dejar evidencia. Tampoco se encontraron armas en el vehículo utilizado en el secuestro, un Nissan Versa, que fue abandonado en un punto ciego de la autopista Costanera Norte el pasado 21 de febrero.

Las autoridades están analizando la causa de muerte del exmilitar, ya que no se utilizaron armas de fuego. También están examinando prendas de vestir manchadas de sangre para determinar su origen. Además, el Equipo de Crimen Organizado y Homicidios de la Fiscalía se encuentra preparando la formalización del único detenido hasta el momento, un adolescente venezolano de 17 años que se encuentra en el país de forma irregular. La formalización se llevará a cabo este lunes.

Se espera que se revelen más avances en la investigación durante la audiencia de formalización del menor, quien fue capturado el mismo día del hallazgo del cuerpo. La Fiscalía ha informado que el adolescente podría ser acusado de secuestro por homicidio.

Después de nueve días de búsqueda angustiosa, el cuerpo del exmilitar fue encontrado descuartizado dentro de una maleta, enterrado bajo una estructura de cemento en una toma de agua en Maipú. La Policía de Investigación de Chile (PDI) y la fiscalía han revelado los horrores que sufrió este exmilitar de 32 años, aunque el motivo de su secuestro aún no está completamente claro.

El subsecretario del Interior, Manuel Monsalve, expresó su pesar por este suceso y envió sus condolencias a la familia, calificándolo como un acto de «criminalidad extrema».