Deficiencia de los servicios públicos en Venezuela provocó una “privatización de facto”

0
345
Fotografía de archivo del 9 de mayo de 2020 de una mujer cargando dos contenedores de agua en el barrio pobre de Petare, en Caracas, Venezuela, durante una cuarentena ordenada por el gobierno para reducir los contagios de coronavirus. Para muchas personas en todo el mundo afectadas por la pobreza o la guerra, el simple acto de lavarse las manos es un lujo. (AP Foto/Matias Delacroix)

La sociedad venezolana, ya afectada por una profunda crisis económica y política, se enfrenta ahora a dificultades adicionales debido a las fallas crónicas en los servicios públicos, como el agua, la luz y el gas. La falta de suministro constante ha llevado a una «privatización de facto» en la que los ciudadanos buscan alternativas informales para acceder a estos recursos básicos, incluso a pesar de los costos.

Con información de Infobae

La organización Monitor Ciudad realiza un seguimiento de los servicios públicos en varias regiones del país, y su director, Jesús Vásquez, menciona que la gente se ve obligada a resolver sus necesidades diarias debido a la falta de suministro. Ejemplo de esto es la búsqueda constante de agua potable, donde las personas deben almacenarla en baldes y botellas ante la incertidumbre del suministro. La falta de garantías sobre la calidad y la regularidad del agua potable también ha llevado a la compra de botellones.

Además del agua, el gas también es un recurso escaso en Venezuela. Solo el 17% de la población cuenta con acceso a gas por tubería, lo que lleva a muchos a recurrir a alternativas como el gas en cilindros, cuya distribución es intermitente y a menudo costosa. Para las personas con recursos limitados, pagar por estos servicios es un desafío, ya que el salario promedio en el país es bajo en comparación con los costos.

La electricidad es otro servicio problemático en Venezuela, con apagones constantes debido a la deficiencia en la red eléctrica. Esto afecta la refrigeración de alimentos y daña los electrodomésticos. Las soluciones, como generadores de energía, también son costosas y difíciles de mantener en medio de la escasez de gasolina y gas.

A pesar de los intentos de Nicolás Maduro de culpar a las sanciones impuestas por Estados Unidos, la crisis de servicios públicos en Venezuela es el resultado de décadas de desinversión en infraestructura y mantenimiento, así como la corrupción gubernamental. La población se ve atrapada en una crisis cotidiana en la que el acceso a servicios básicos se convierte en una lucha constante.