Dictador Cubano Miguel Díaz-Canel Presidirá Cumbre del G77+China en Medio de Controversias

0
258

El próximo 15 y 16 de septiembre, el dictador cubano Miguel Díaz-Canel recibirá a líderes y representantes de los 134 miembros del Grupo de los 77, conocido como G77+China, en una cumbre que se llevará a cabo en el Palacio de las Convenciones de La Habana bajo el lema «Retos actuales del desarrollo: papel de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación». La elección de Cuba para presidir esta instancia de la ONU ha generado críticas y controversias.

Con información de Infobae

La cumbre, centrada en el papel de la ciencia y la tecnología en el desarrollo, fue convocada por Díaz-Canel el pasado mes de junio. El dictador argumenta que el avance científico es inaccesible para gran parte de la humanidad, y busca fortalecer la unidad entre los países miembros del G77+China para enfrentar desafíos contemporáneos.

La designación de Cuba como anfitrión y presidente del Grupo ha desencadenado críticas debido a la naturaleza autoritaria del régimen castrista y a las persistentes violaciones de los derechos humanos en la isla. A pesar de esto, se espera la asistencia de líderes de diversas dictaduras y regímenes autoritarios aliados de Cuba, como Xi Jinping (China), Nicolás Maduro (Venezuela), Ebrahim Raisi (Irán) y Daniel Ortega (Nicaragua).

La decisión de permitir que un país como Cuba, con un historial de represión y violaciones de derechos, presida una organización que busca promover los intereses económicos colectivos de naciones en desarrollo, ha generado controversias. Expertos y analistas cuestionan la coherencia de permitir que Cuba, acusada de violar los principios de la Carta de Naciones Unidas, lidere este grupo.

A pesar de las críticas, el régimen cubano ha resaltado la importancia de la cumbre en medio de la crisis económica mundial y la pandemia. Se espera que la cita resulte en discusiones y acuerdos sobre estrategias de desarrollo para los países del Sur.

Sin embargo, varios observadores consideran que la elección de Cuba para presidir el G77+China es un reflejo de las dinámicas políticas y los intereses de poder en el escenario internacional. Aunque la organización tiene como objetivo la cooperación entre países en desarrollo, la disparidad económica y los intereses divergentes a menudo limitan la efectividad de los acuerdos alcanzados en estas cumbres.

Mientras Cuba se prepara para recibir a las delegaciones internacionales en septiembre, las denuncias sobre represión y violaciones de derechos humanos en la isla persisten. La ONG Prisoners Defenders ha informado sobre la existencia de 1.047 presos políticos en Cuba y ha denunciado la tortura sistemática que sufren tanto los detenidos como sus familias.

La controvertida presidencia de Cuba en el G77+China arroja luz sobre las complejidades y desafíos que enfrentan las organizaciones internacionales en la promoción del desarrollo y la cooperación global en un contexto de intereses políticos y divergencias ideológicas.

(Fuente)