Dictadura nicaragüense prohíbe entrada a sacerdotes tras participar en Jornada Mundial de la Juventud

0
462

Dos sacerdotes nicaragüenses que asistieron a la Jornada Mundial de la Juventud en Portugal, presidida por el papa Francisco, fueron prohibidos de ingresar al país por la dictadura de Nicaragua. Tomás Sergio Zamora Calderón, párroco de la iglesia Nuestro Señor de los Milagros, y William Mora, párroco de la iglesia Cristo Rey, fueron afectados por esta medida, según denunció la investigadora exiliada Martha Patricia Molina.

Con información de Infobae

Los dos sacerdotes habían participado en la Jornada Mundial de la Juventud en Lisboa y a su regreso a Nicaragua, las autoridades les negaron la entrada al país. Zamora Calderón, quien presidía una parroquia en la diócesis de León y Chinandega, y Mora, responsable de la pastoral juvenil en la diócesis de Siuna, eran figuras activas en sus comunidades y su prohibición de entrada ha causado consternación entre sus feligreses.

Esta no es la primera vez que la dictadura de Nicaragua toma medidas contra sacerdotes y la Iglesia católica en el país. Desde que estalló la crisis sociopolítica en 2018, numerosos religiosos han sido expulsados, desterrados o han optado por el exilio debido a razones de seguridad. Las relaciones entre la dictadura de Daniel Ortega y la Iglesia católica han sido tensas, marcadas por la prohibición de actividades religiosas y la suspensión de relaciones diplomáticas.

El papa Francisco ha criticado en repetidas ocasiones al régimen de Ortega, calificándolo de «dictadura grosera». La situación se ha agudizado con la congelación de cuentas bancarias de la Universidad Centroamericana (UCA), una institución jesuita en Nicaragua, y otras medidas que afectan a la Iglesia católica en el país.