EE. UU. quiere mantener a los migrantes alejados de su frontera con centros de procesamiento en América Latina

0
393

El gobierno del presidente Biden está enfrentando dificultades para abordar la crisis humanitaria y política que se desarrolla en la frontera de Estados Unidos. Una parte clave de su plan migratorio es la apertura de oficinas de procesamiento de solicitudes en Centro y Sudamérica para mantener a los migrantes lejos de la frontera con México.

Estos centros de procesamiento, ubicados en países como Colombia, Costa Rica y próximamente en Guatemala, son una parte fundamental de la estrategia migratoria de Biden. Sin embargo, el programa ha tenido un comienzo difícil, ya que la demanda de citas ha superado la oferta, lo que ha llevado a cierres periódicos del portal en línea y a limitaciones en la cantidad de solicitantes que pueden ser admitidos.

A pesar de los desafíos, el programa ha logrado poner en camino a unos 3,600 migrantes de los aproximadamente 40,000 solicitantes. Aunque es un paso modesto, algunos funcionarios involucrados en el programa reconocen que es una respuesta modesta a un desafío enorme.

La migración ilegal ha aumentado significativamente este año, con más de 360,000 personas cruzando el Tapón del Darién hasta principios de septiembre. Además, en agosto, aproximadamente 91,000 familias fueron arrestadas en la frontera sur de Estados Unidos después de cruzar ilegalmente.

El programa de movilidad segura del gobierno de Biden busca proporcionar una vía legal para que los migrantes calificados ingresen a Estados Unidos y busquen estatus de refugiados o reunificación familiar. Sin embargo, no proporciona asilo, que generalmente debe solicitarse una vez dentro de la frontera estadounidense.

El objetivo principal de este programa es externalizar el problema migratorio al confiar en los países de Centro y Sudamérica para evitar que los migrantes emprendan el peligroso viaje hacia el norte. Sin embargo, algunos expertos en migración señalan que el programa debe ser más grande y gestionarse de manera más efectiva para ser realmente efectivo.

Aunque el programa ha enfrentado críticas y dificultades en su implementación, los solicitantes continúan buscando una oportunidad para mejorar sus vidas en Estados Unidos. Muchos de ellos están dispuestos a arriesgarlo todo en busca de un futuro mejor.