Google afirma que dejar de usar su motor de búsqueda es sencillo, pero no lo es

0
462

Imagina que cada vez que vayas al supermercado, tu carrito de compras siempre tenga la misma marca de cereal. Este cereal es extremadamente popular, por lo que es conveniente para el supermercado tenerlo en tu carrito. Si no te gusta, simplemente lo devuelves al estante y tomas otro. Esta es básicamente la defensa que Google está utilizando en su caso antimonopolio contra el Departamento de Justicia de Estados Unidos.

El gobierno acusa a Google de utilizar alianzas ilegales con fabricantes de teléfonos móviles, fabricantes de computadoras y desarrolladores de navegadores web para eliminar a la competencia en las búsquedas en línea. Según el Departamento de Justicia, Google hizo que su motor de búsqueda fuera el servicio predeterminado en la mayoría de los productos electrónicos de consumo, incluyendo teléfonos inteligentes, lo que disuadió a las personas de probar otros motores de búsqueda como Bing, DuckDuckGo y otros.

Sin embargo, Google argumenta que cambiar de buscador es tan fácil como devolver la caja de cereal al estante del supermercado. El juicio plantea interrogantes sobre cómo y por qué utilizamos el motor de búsqueda de Google. Muchos de nosotros hemos crecido utilizando Google porque parecía ofrecer los mejores resultados con el menor esfuerzo. Pero, ¿qué pasaría si hubiera algo mejor? ¿Realmente nos habríamos enterado, considerando que Google ya viene instalado en la mayoría de nuestros dispositivos? Y aún si lo supiéramos, ¿nos habríamos quedado con Google simplemente porque era el predeterminado?

Decidí poner a prueba lo fácil o difícil que es cambiar a otro buscador. Siguiendo las instrucciones de Google, intenté cambiar el buscador en diferentes dispositivos. También compartí estas instrucciones con un panel de expertos en diseño. El veredicto fue que cambiar de buscador no es tan sencillo como Google lo presenta, y es probable que la mayoría de las personas se rindan antes de completar el proceso.

Todas las formas en las que Google te espía (y cómo evitarlo) | Trucos

En un iPhone, Google afirma que solo se necesitan cuatro pasos para cambiar el motor de búsqueda predeterminado. Sin embargo, en realidad es más complicado. La opción de Safari está oculta en el menú de configuración y requiere varios deslizamientos y toques en la pantalla.

En una Mac, Google dice que solo se necesitan dos clics para cambiar el motor de búsqueda en el navegador Safari. Aunque es más sencillo que en un iPhone, no todos saben que el icono de la lupa es un botón y esto puede generar confusión.

En Android, Google menciona que se debe mantener presionada la barra de búsqueda para eliminar el widget de búsqueda de Google en la pantalla de inicio. Sin embargo, esto solo elimina el acceso directo a la barra de búsqueda, no cambia el motor de búsqueda en el navegador. Para cambiarlo, se requieren varios pasos adicionales.

En general, los expertos en diseño concluyeron que cambiar de buscador puede resultar confuso y requiere un esfuerzo consciente por parte del usuario. Además, las opciones predeterminadas suelen llevar a las personas a mantenerse en el statu quo.

La lección que se extrae del caso antimonopolio contra Google es que cuando las empresas se convierten en la opción predeterminada, saben que es probable que las personas se mantengan en esa opción por comodidad. Cambiar a una alternativa requiere conciencia y esfuerzo por parte del usuario.

En resumen, Google asegura que cambiar de buscador es fácil, pero los expertos en diseño descubrieron que esto no es del todo cierto. El juicio antimonopolio plantea interrogantes sobre nuestras opciones de búsqueda y cómo se ven influenciadas por las configuraciones predeterminadas.