EE.UU. y Canadá esperan una ola de calor con máximas de casi 40 grados Celsius

0
235

Se espera que esta semana, el este de Estados Unidos y Canadá enfrenten una ola de calor intensa, con temperaturas proyectadas para superar los 38 grados Celsius y persistir durante varios días, acompañadas de altos niveles de humedad. Según el Servicio Meteorológico Nacional (NWS), esta ola se extenderá desde las Llanuras Centrales hasta los Grandes Lagos, el valle de Ohio y el noroeste, manteniéndose hasta mediados de semana en el noreste.

El pico de calor se pronostica entre martes y jueves, luego se espera que las altas temperaturas se concentren en el Medio Oeste y el norte del valle del río Tennessee, hasta los montes Apalaches y el sur de Nueva Inglaterra hacia el viernes.

La ola de calor comenzó a propagarse desde el pasado domingo por estados como Arizona, Nuevo México, partes de Texas, Colorado y Kansas. El NWS alertó que más de 63 millones de personas, desde el suroeste hasta Denver y Chicago, están bajo avisos de calor.

Hoy se registraron temperaturas de 35,5 grados Celsius en Chicago e Atlanta, 36,1 grados en Little Rock, y se anticipa que ciudades como Nueva York alcancen los 35 grados esta semana.

Además, el NWS advirtió sobre una amenaza de lluvias fuertes y tormentas severas en el centro-norte de las Llanuras y el norte de Minnesota, moviéndose hacia el sur a última hora del día.

En Canadá, se espera que la misma ola de calor afecte a Ontario y Quebec, con temperaturas que superarán los 35 grados y una humedad elevada que hará que la sensación térmica exceda los 40 grados.

Esta llegada de aire cálido ocurre apenas una semana después de que el Servicio Meteorológico de Canadá advirtiera sobre un verano con temperaturas superiores a lo normal debido a la crisis climática. Las autoridades canadienses han estado en alerta debido a los riesgos asociados, recordando eventos pasados como la ola de calor de 2018 en Montreal, que resultó en la muerte de al menos 66 personas, y la tragedia de 2021 en Columbia Británica, donde cerca de 500 personas perdieron la vida debido a temperaturas extremas, principalmente en áreas urbanas mal ventiladas como Vancouver.

Con información de El Nacional