EE UU y Guyana aspiran potenciar relación bilateral de Defensa en medio de disputa con Venezuela

0
317

La embajadora de Estados Unidos en Guyana, Nicole Theriot, expresó su intención de fortalecer la relación bilateral en materia de Defensa, con el objetivo de mejorar la seguridad, abordar amenazas transversales y promover la seguridad regional. Estas declaraciones se produjeron en el contexto de la disputa entre Venezuela y Guyana por el territorio del Esequibo.

Durante una rueda de prensa junto al presidente de Guyana, Irfaan Ali, Theriot destacó la importancia de trabajar juntos para abordar los desafíos compartidos en la región. Asimismo, enfatizó la meta de un Guyana próspero y seguro, haciendo especial hincapié en áreas clave como la energía, la seguridad alimentaria y la resiliencia climática.

La embajadora estadounidense en Guyana subrayó el compromiso de ambos países de colaborar en soluciones a través de los pilares de la prosperidad, la salud, la resiliencia, la seguridad, la energía, la diplomacia y la educación.

Estas declaraciones se dan en un momento en el que el gobierno de Venezuela ha acusado al secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, de conspirar en su contra junto a Estados Unidos y Guyana en la disputa territorial entre ambos países.

Venezuela tiene previsto celebrar un referendo consultivo el 3 de diciembre, en el que busca respaldo popular para su propuesta de anexarse la Guayana Esequiba. Sin embargo, cabe destacar que esta consulta no tendrá carácter vinculante ni implicará un cambio inmediato en el área en disputa.

Tanto Guyana como organismos como la Comunidad del Caribe (Caricom), la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Commonwealth han rechazado este referendo, que consultará a los ciudadanos sobre si respaldan o no la posición histórica de Venezuela de no reconocer la jurisdicción de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) para resolver la controversia.

Guyana se basa en un laudo arbitral de 1899, que le otorgó el territorio en disputa, una decisión que Venezuela protestó desde el principio y que aún se mantiene hasta hoy.

Por su parte, Venezuela argumenta que el Acuerdo de Ginebra, firmado en 1966, es el instrumento jurídico vigente que debe regir esta controversia, ya que se encuentra depositado en la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y propone una resolución satisfactoria para ambas naciones a través de negociaciones.

Hasta el momento, ninguna de las partes ha planteado la posibilidad de que sean los propios habitantes del Esequibo, que rondan los 125.000, los que decidan sobre su pertenencia a uno u otro país, o si prefieren mantenerse como territorio independiente y soberano.