EEUU: Pareja de Florida demandó a empresa del sumergible perdido en el Atlántico

0
663
Future Virgin Galactic astronauts Marc, left, and Sharon Hagle, of Winter Park, came to the opening of Virgin America, October 13, 2010, celebrating its new service at Orlando International Airport to Los Angeles and San Francisco. (Photo by George Skene/Orlando Sentinel/Tribune News Service via Getty Images)

El pasado domingo 18 de junio, zarpó hasta el fondo del mar un sumergible de la empresa OceanGate Expedition para explorar los restos del emblemático barco Titanic. Se trataba de un viaje turístico en el que iban cinco personas a bordo, incluyendo al CEO de la compañía, Stockton Rush. Aproximadamente dos horas después de la salida, la cápsula submarina desapareció y esto dio inicio a una intensa búsqueda de los tripulantes quienes estaban próximos a quedarse sin oxígeno.

Por Miami Diario

Desde entonces, han surgido una serie de informaciones en relación a la empresa de expediciones y su director ejecutivo. Desde la conexión sanguínea de su esposa con una pareja que murió en el legendario naufragio, hasta irregularidades en la seguridad del sumergible.

Ahora, se hizo pública una demanda que permanece abierta en contra de Rush. Una pareja de Florida denunció al CEO, luego de verse engañados, con la promesa de una aventura submarina.

Se trata de Marc y Sharon Hagle, un matrimonio de empresarios influyentes dentro del sector inmobiliario en el estado. Son conocidos también por su insaciable espíritu aventurero, que los llevó a convertirse en la primera pareja en viajar al espacio, con la compañía Blue Origin.

¿Por qué demandaron a OceanGate?

Si bien los Hagle no forman parte de los ocupantes del sumergible Titán, de OceanGate, esta travesía estuvo en sus planes. En el año 2017, los anunciaron como los primeros clientes de la compañía que bajarían a las profundidades del mar para la aventura. Sin embargo, su viaje al legendario naufragio nunca se concretó.

Fue entonces que la pareja decidió hacer pública las situaciones que vivieron con la empresa fundada por Rush. De acuerdo con lo que establece la demanda, pagaron un total de $210,258 por el viaje. Una suma de dinero que no les reembolsaron a pesar de las cancelaciones.

El matrimonio aseguró que el mismo Stockton Rush viajó hasta su vivienda en Winter Park, Orlando, para convencerlos de realizar el viaje. La visita tuvo lugar el 27 de septiembre de 2017 y en ella, el CEO habría hecho declaraciones falsas sobre el estado del desarrollo y las pruebas de la cápsula submarina.

Es importante destacar, que en ese momento no existía la nave Titan, actualmente desaparecida, sino una llamada Cyclops 2. La promesa que realizó Rush durante el encuentro, fue que el viaje se realizaría en junio de 2018 y que la pareja podía solicitar un reembolso ante cualquier duda. De más está decir, que ninguno de los acuerdos se cumplió.

El viaje prometido se aplazó tres veces en el lapso de un año. En ese momento, se adjudicó a fallos y otros requisitos relacionados al sumergible. Sin embargo, los Hagle afirman que el dinero que entregaron a la empresa, no fue a una cuenta separada como les habían dicho. Al solicitar el reembolso, obtuvieron una negativa y una contraoferta, para participar en una misión para el año 2021.

Engaño y fraude con viaje del sumergible

Ante la respuesta obtenida por parte de Rush y OceanGate Expeditions, la pareja de Florida destacó que ambos estaban violando las leyes estatales de fraude y prácticas desleales y engañosas.

No solamente pidieron su dinero de vuelta, sino también el pago de compensación por gastos de abogados y otros reembolsos. De acuerdo a datos proporcionados por CNN, la demanda fue interpuesta a principios de 2023. La misma no muestra ningún tipo de respuesta por parte de la empresa.

Al ser consultado en relación a la demanda y la reciente desaparición de la nave, con Rush en su interior, Marc Hagle envió un mensaje de condolencia.

“Mi más sentido pésame a los propietarios de OceanGate, a las personas que se encuentran en el sumergible, tanto a la tripulación como a los huéspedes. Esperamos un milagro y que todos vuelvan a casa sanos y salvos. Creo que los alegatos hablan por sí solos”, expresó para The Daily Beast.

Fuente: Miami Diario