El autócrata venezolano Nicolás Maduro amenaza con anexar Guyana

1
345

Es el único tema en el que casi toda la población está de acuerdo. Durante generaciones, a los venezolanos se les ha enseñado que el mapa correcto de su país debería incluir una gran parte de la vecina Guyana. La disputa ha cobrado más importancia desde 2015, cuando ExxonMobil, un gigante petrolero estadounidense, comenzó a hacer una serie de descubrimientos masivos frente a la costa guyanesa, algunos de los cuales se encuentran en aguas que Venezuela reclama. Así que cuando los propagandistas del régimen del presidente Nicolás Maduro pensaban en cómo demostrar que su impopular líder, que se enfrenta a unas elecciones el año que viene, aún podía movilizar a las masas, un referéndum sobre la centenaria disputa fronteriza parecía una táctica prometedora. El 3 de diciembre, con gran fanfarria patriótica y cobertura general en la televisión estatal, se celebró la votación.

Por The Economist

Se plantearon cinco preguntas a los votantes, en las que se analizaba con cierto detalle cómo la frontera existente, acordada en 1899, podía declararse ilegal y volver a trazarse. La pregunta más provocadora fue la última, en la que se preguntaba a los votantes si estaban de acuerdo con que dos tercios de la actual masa de tierra de Guyana fueran absorbidos por Venezuela, formando un nuevo Estado. El resultado del referéndum era totalmente previsible, sobre todo porque el régimen que lo celebra tiene fama de amañar las elecciones. De hecho, no se organizó ninguna campaña por el “no”. Según la autoridad electoral controlada por el gobierno, el cne, las cinco preguntas recibieron más del 95% de votos afirmativos.

Pero la participación fue baja. El CNE dijo que se habían emitido 10,6 millones de votos. Pero se negó a decir si contaba cada pregunta como un voto. Se supone que sí, y que menos de 2,2 millones de los 21 millones de votantes registrados se molestaron en participar. Esta cifra es inferior a los 2,4 millones que participaron en octubre en las primarias de la oposición, que no contaban con el respaldo del Gobierno. María Corina Machado, feroz crítica de Maduro y a quien el régimen ha prohibido ejercer su cargo, ganó las primarias con un aplastante 93% de los votos.

De hecho, el día del referéndum el ambiente parecía claramente apático. En todo el país apenas se registraron colas ante los miles de colegios electorales. Incluso las emisoras gubernamentales, acostumbradas a dar la impresión de que Venezuela es una democracia floreciente, tuvieron dificultades para encontrar muchos votantes a los que filmar.

Te puede interesar:La oposición venezolana reportó baja participación en el referendo convocado por el régimen de Maduro por la disputa con Guyana

¿Preocupaba esto a Maduro? Parece que no. “El pueblo venezolano ha hablado alto y claro”, declaró el autócrata, vestido con un chándal blanco hecho a medida para el referéndum, mientras se dirigía a sus partidarios en un mitin celebrado tras el referéndum cerca del palacio presidencial de Caracas. Tenía razón, pero no en el sentido que pretendía. El tiro le ha salido por la culata. Si no se pudo persuadir a la población para que votara en masa a favor de una porción rentable de Guyana, ¿qué esperanzas podría tener Maduro de que le reelegirían en unas elecciones justas, suponiendo que el régimen decidiera celebrarlas? “Este es el problema: es un pésimo candidato, pero no se da cuenta”, afirma un empresario venezolano.

El momento elegido para el referéndum también parece ser una especie de gol en propia meta para Maduro. En octubre, representantes de su régimen firmaron un acuerdo en Barbados con miembros de la oposición sobre cómo podrían celebrarse las elecciones presidenciales en 2024. A cambio de algunas promesas modestas, Estados Unidos levantó una serie de sanciones por un período inicial de seis meses, sobre todo a la empresa estatal de energía PDVSA. Esto significa que el régimen puede empezar a vender su petróleo a precios de mercado en lugar de en el descontado mercado negro. Según Francisco Monaldi, de la Universidad Rice de Houston (Texas), si esta medida se prorroga en abril y la PDVSAconsigue aumentar la producción, el régimen podría obtener entre 5.000 y 6.000 millones de dólares de ganancias inesperadas en 2024. Esto equivale aproximadamente al 5% del PIB estimado.

Te puede interesar:El Esequibo: las claves del conflicto territorial que enfrenta a Venezuela y Guyana desde hace más de un siglo

El Gobierno del presidente Joe Biden recordó recientemente a Maduro que debía cumplir su parte del acuerdo, liberando a los presos estadounidenses e iniciando el proceso de rehabilitación de los políticos proscritos, incluida Machado, antes de finales de noviembre. El gobierno de Maduro parecía estar cumpliendo parcialmente esa exigencia horas antes de que expirara el plazo. El 30 de noviembre anunció que los políticos de la oposición podían recurrir sus inhabilitaciones hasta el 15 de diciembre. (Pero, aunque el régimen liberó a cinco presos políticos venezolanos en octubre, casi 300 siguen entre rejas).

Maduro ha optado ahora por convertirse de nuevo en un paria. El referéndum ha enfurecido a los vecinos de Venezuela. La agrupación de Estados caribeños Caricom emitió una declaración en la que respaldaba firmemente la integridad territorial de GuyanaBrasil, que bajo la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva ha evitado culpar a Maduro del desastre económico que ha sufrido Venezuela bajo su mandato de una década, mostró su propia irritación el 3 de diciembre en la cumbre del clima cop28 celebrada en Dubai. “Si hay algo que Sudamérica no necesita en este momento es conflicto”, dijo. “Necesitamos crecer y mejorar la vida de nuestra gente”.

Antes de que se celebrara el referéndum, Vladímir Padrino López, ministro de Defensa venezolano, lanzó una amenaza contra Guyana disfrazada de tranquilidad. La disputa fronteriza “no es una guerra, por ahora”, dijo. Sin embargo, es poco probable que Venezuela invada a su vecino. Tiene una “enorme ventaja militar sobre Guyana, pero Venezuela no se enfrentaría sólo a Guyana”, afirma Rocío San Miguel, analista militar. En su opinión, Estados Unidos Brasil acudirían rápidamente en defensa de la pequeña nación con ayuda militar.

Maduro, que sin duda se había convencido a sí mismo de que el referéndum era una idea brillante, ha confirmado de hecho su impopularidad, ha irritado a sus simpatizantes en la región y se ha dotado de un mandato espurio para anexionarse parte de un país vecino que, de llevarse a cabo, sería un suicidio militar. ¿Podría ser esta amenaza de una falsa guerra contra Guyana su Waterloo? ¿Podrían sus allegados decidir que es un lastre? Tal vez. Pero tiene una extraña habilidad para seguir regresando.

1 COMENTARIO

  1. Si el esequibo historicamente es de vnzla no invadiendo nada y si me gustaria ver la posicion de lula en un conflicto ya sabemos cual es la de los traidores de caricom lo otro usa-guyana saben que este gobierno no tiene pueblo apoyo ni fan estos solo son una cuerda de matraqueros esperardo el proximo guiso matraca lavado negocio a este desgobierno lo agarraron conm los pantalone abajo eso no quita que el esequibo es de vnzla y hay que defenderlo como sea

Los comentarios están cerrados.