El colapso de la fertilidad mundial y sus profundas consecuencias económicas

0
551

Qué cambios podrían ocurrir y qué papel puede jugar la inteligencia artificial

Por The Economist

En los aproximadamente 250 años transcurridos desde la Revolución Industrial, la población mundial, al igual que su riqueza, se ha disparado. Sin embargo, antes de que acabe este siglo, el número de habitantes del planeta podría reducirse por primera vez desde la peste negra. La causa no es un aumento de las muertes, sino un descenso de los nacimientos. En gran parte del mundo, la tasa de fertilidad, es decir, el número medio de nacimientos por mujer, se está desplomando. Aunque la tendencia pueda resultar familiar, su alcance y sus consecuencias no lo son. Aunque la inteligencia artificial (IA) suscita un creciente optimismo en algunos sectores, el baby bust se cierne sobre el futuro de la economía mundial.

En 2000, la tasa mundial de fecundidad era de 2,7 nacimientos por mujer, muy por encima de la “tasa de reemplazo” de 2,1, en la que una población se mantiene estable. Hoy es de 2,3 y sigue bajando. Los 15 países más grandes por PIB tienen una tasa de fertilidad por debajo de la tasa de reemplazo. Esto incluye a Estados Unidos y gran parte del mundo rico, pero también a China India, ninguno de los cuales es rico, pero que juntos representan más de un tercio de la población mundial.

El resultado es que, en gran parte del mundo, el golpeteo de los piececitos está siendo ahogado por el estrépito de los bastones. Los principales ejemplos de países que envejecen ya no son sólo Japón e Italia, sino también Brasil, México y Tailandia. En 2030, más de la mitad de los habitantes de Asia Oriental y Sudoriental tendrán más de 40 años. A medida que los ancianos mueran y no sean totalmente reemplazados, es probable que las poblaciones disminuyan. Fuera de África, se prevé que la población mundial alcance su punto máximo en la década de 2050 y termine el siglo con un tamaño inferior al actual. Incluso en África, la tasa de fertilidad está disminuyendo rápidamente.

Digan lo que digan algunos ecologistas, la disminución de la población crea problemas. El mundo no está cerca de llenarse y las dificultades económicas derivadas del menor número de jóvenes son muchas. La más obvia es que cada vez es más difícil mantener a los pensionistas del mundo. Los jubilados recurren a la producción de los que están en edad de trabajar, ya sea a través del Estado, que recauda impuestos sobre los trabajadores para pagar las pensiones públicas, o mediante el cobro de los ahorros para comprar bienes y servicios o porque los familiares prestan cuidados no remunerados. Pero mientras que el mundo rico cuenta actualmente con unas tres personas de entre 20 y 64 años por cada una de más de 65, en 2050 tendrá menos de dos. Las consecuencias son impuestos más altos, jubilaciones más tardías, menores rendimientos reales para los ahorradores y, posiblemente, crisis presupuestarias de los gobiernos.

En gran parte del mundo, el golpeteo de los piececitos está siendo ahogado por el estrépito de los bastones. Los principales ejemplos de países que envejecen ya no son sólo Japón e Italia, sino también Brasil, México y Tailandia. En 2030, más de la mitad de los habitantes de Asia Oriental y Sudoriental tendrán más de 40 años. (AP)En gran parte del mundo, el golpeteo de los piececitos está siendo ahogado por el estrépito de los bastones. Los principales ejemplos de países que envejecen ya no son sólo Japón e Italia, sino también Brasil, México y Tailandia. En 2030, más de la mitad de los habitantes de Asia Oriental y Sudoriental tendrán más de 40 años. (AP)

La baja proporción entre trabajadores y pensionistas es sólo uno de los problemas derivados del colapso de la fecundidad. Como explicamos esta semana, los jóvenes tienen más de lo que los psicólogos llaman “inteligencia fluida”, la capacidad de pensar creativamente para resolver problemas de formas totalmente nuevas .

Este dinamismo juvenil complementa los conocimientos acumulados por los trabajadores de más edad. También aporta cambios. Es mucho más probable que las patentes presentadas por los inventores más jóvenes cubran innovaciones revolucionarias. Los países de más edad -y, según parece, sus jóvenes- son menos emprendedores y se sienten menos cómodos asumiendo riesgos. Los electorados de edad avanzada también osifican la política. Como los mayores se benefician menos que los jóvenes cuando las economías crecen, han demostrado ser menos partidarios de las políticas que favorecen el crecimiento, especialmente la construcción de viviendas. Es probable que la destrucción creativa sea más rara en sociedades que envejecen, suprimiendo el crecimiento de la productividad de forma que se convierta en una enorme oportunidad perdida.

En definitiva, resulta tentador considerar las bajas tasas de fertilidad como una crisis que hay que resolver. Sin embargo, muchas de sus causas subyacentes son en sí mismas bienvenidas. A medida que las personas se han ido enriqueciendo, han tendido a tener menos hijos. Hoy se enfrentan a diferentes equilibrios entre trabajo y familia, y en su mayoría son mejores. Los conservadores populistas que afirman que la baja fertilidad es un signo del fracaso de la sociedad y piden la vuelta a los valores familiares tradicionales se equivocan. Tener más opciones es bueno, y nadie tiene la obligación de criar a sus hijos.

El impulso de los liberales de fomentar una mayor inmigración es más noble. Pero también es un diagnóstico erróneo. Hoy en día, la inmigración en el mundo rico está en máximos históricos, lo que ayuda a los distintos países a hacer frente a la escasez de trabajadores. Pero la naturaleza global del descenso de la fertilidad significa que, a mediados de siglo, es probable que el mundo se enfrente a una escasez de trabajadores jóvenes con formación, a menos que algo cambie.

¿Qué podría ser? La gente suele decir a los encuestadores que quiere tener más hijos de los que tiene. Este desfase entre aspiraciones y realidad podría deberse en parte a que los futuros padres -que, de hecho, subvencionan a los futuros pensionistas sin hijos- no pueden permitirse tener más hijos, o a otros fallos políticos, como la escasez de vivienda o un tratamiento inadecuado de la fertilidad. Pero incluso si se solucionan estos problemas, es probable que el desarrollo económico provoque un descenso de la fecundidad por debajo de la tasa de reemplazo. Las políticas pro-familia tienen un historial decepcionante. Singapur ofrece cuantiosas becas, desgravaciones fiscales y subvenciones para el cuidado de los niños, pero su tasa de fertilidad es de 1,0.

Los conservadores populistas que afirman que la baja fertilidad es un signo del fracaso de la sociedad y piden la vuelta a los valores familiares tradicionales se equivocan. Tener más opciones es bueno, y nadie tiene la obligación de criar a sus hijos. (EUROPA PRESS)Los conservadores populistas que afirman que la baja fertilidad es un signo del fracaso de la sociedad y piden la vuelta a los valores familiares tradicionales se equivocan. Tener más opciones es bueno, y nadie tiene la obligación de criar a sus hijos. (EUROPA PRESS)

Liberar el potencial de los pobres del mundo aliviaría la escasez de jóvenes trabajadores formados sin necesidad de más nacimientos. Dos tercios de los niños chinos viven en el campo y asisten a escuelas en su mayoría pésimas; la misma fracción de jóvenes de 25 a 34 años en la India no ha completado la educación secundaria superior. La población joven de África seguirá creciendo durante décadas. Aumentar su cualificación es deseable en sí mismo, y también podría convertir a más emigrantes jóvenes en innovadores en economías que, de otro modo, estarían estancadas. Sin embargo, fomentar el desarrollo es difícil, y cuanto antes se enriquecen los lugares, antes envejecen.

A la larga, por tanto, el mundo tendrá que arreglárselas con menos jóvenes y quizá con una población cada vez más reducida. Teniendo esto en cuenta, los recientes avances en IA no podrían haber llegado en mejor momento. Una economía superproductiva basada en la inteligencia artificial podría mantener fácilmente a un mayor número de jubilados. Con el tiempo, la inteligencia artificial podría generar ideas por sí misma, reduciendo la necesidad de inteligencia humana. Combinada con la robótica, la inteligencia artificial podría hacer que el cuidado de los ancianos requiriera menos mano de obra. No cabe duda de que estas innovaciones serán muy demandadas.

Si la tecnología permite a la humanidad superar el baby bust, se ajustará al patrón histórico. Los avances inesperados de la productividad hicieron que las bombas de relojería demográficas, como la hambruna masiva que predijo Thomas Malthus en el siglo XVIII, no detonaran. Menos bebés significa menos genio humano. Pero ese podría ser un problema que el genio humano puede solucionar.