El consumo se desploma en Venezuela y crece la incertidumbre

0
861

Deniris Camacho, una comerciante de ropa en Venezuela, se enfrenta a una situación difícil en su negocio debido a la desaceleración económica y la falta de clientes. A pesar del rebote experimentado el año pasado después de ocho años de recesión, las ventas han disminuido desde diciembre y la incertidumbre económica persiste.

Con información de EFE

Camacho, de 60 años, ha estado vendiendo ropa de mujer en un mercado en el centro de Caracas durante tres décadas. Sin embargo, la falta de clientes ha llevado a una contracción del 21% en las ventas en la capital y la región central, y la situación es aún peor en otras provincias, según la asociación de comerciantes Consecomercio.

Además de los cortes de energía eléctrica y la escasez de combustible en algunas regiones, la diferencia entre la situación en Caracas y el resto del país es «abismal», según Consecomercio. En el este del país, que alberga destinos turísticos, las ventas han caído un 44%, mientras que en el oeste, un importante centro agropecuario, la disminución es del 34%.

La reducción de las ventas ha llevado a una disminución de los inventarios, ya que muchos comerciantes, como Camacho, no han podido reponer su mercancía desde diciembre. El rebote económico de 2022 llevó a un aumento de los inventarios, pero ahora los productos no se están moviendo, según la presidenta de Consecomercio, Tiziana Polesel.

Aunque hubo signos de recuperación el año pasado, se están viendo señales de un recrudecimiento de la crisis que ha obligado a millones de venezolanos a emigrar. Los expertos advierten que la falta de políticas económicas que fomenten un crecimiento sostenido está afectando negativamente la economía. El efecto rebote del año pasado estuvo influenciado por los precios del petróleo, que alcanzaron niveles altos debido a la situación geopolítica internacional.

La economía se está desacelerando nuevamente debido a un escándalo de corrupción en la estatal petrolera PDVSA y la falta de liquidez del gobierno, lo que ha afectado el tipo de cambio y ha generado una alta inflación. La pérdida de confianza del consumidor ha llevado a una disminución del poder adquisitivo, dificultando aún más la situación económica.

Aunque la economía no ha colapsado gracias a los recursos adicionales derivados de las operaciones de la petrolera estadounidense Chevron, autorizadas de manera limitada a fines de 2022, estos recursos son insuficientes para solucionar los problemas estructurales a largo plazo. Los expertos esperan una estabilización en el segundo semestre, pero los comerciantes como Camacho continúan enfrentando desafíos y mantienen un optimismo cauteloso en medio de la difícil situación económica del país.