Trump denunció que el FBI allanó su residencia en Miami

@DolarToday / Aug 9, 2022 @ 10:00 am

Trump denunció que el FBI allanó su residencia en Miami

Una persona familiarizada con la investigación dijo que la búsqueda fue autorizada por un tribunal, en relación con el posible mal manejo de documentos clasificados

Por Devlin Barrett, Mariana Alfaro y Josh Dawsey - Infobae

El ex presidente Donald Trump dijo el lunes que el FBI allanó su propiedad en Mar-a-Lago. “Mi hermosa casa, Mar-A-Lago en Palm Beach, Florida, está actualmente sitiada, allanada y ocupada por un gran grupo de agentes del FBI”, dijo Trump en un comunicado emitido a través de su comité de acción política, Save America.

El FBI se negó a comentar si había realizado una búsqueda en la propiedad del ex presidente.

Una persona familiarizada con la investigación dijo que los agentes estaban realizando una búsqueda autorizada por un tribunal mientras investigaban el posible mal manejo de documentos clasificados que se enviaron a Mar-a-Lago.

Tal medida, un registro ordenado por un tribunal de la propiedad para buscar posibles pruebas de un delito, es profundamente inusual para un ex presidente. Representa un momento histórico en la tortuosa relación de Trump con el Departamento de Justicia, tanto dentro como fuera de la Casa Blanca.

Dar tal paso requeriría la aprobación de los más altos niveles del Departamento de Justicia. Una portavoz del departamento se negó a comentar cuando se le preguntó si el fiscal general Merrick Garland aprobaba el paso.

Trump dijo que la redada fue “sin previo aviso” y afirmó que no era “necesaria ni apropiada”. El ex presidente, sin pruebas, acusó a los demócratas de armar el “sistema de justicia” en su contra.

En una larga declaración en la que comparó la redada con el escándalo del Watergate, Trump acusó al FBI de “incluso” irrumpir en su caja fuerte, pero no proporcionó más detalles sobre lo que buscaban los agentes federales o qué más sucedió durante su visita.

Los asesores dijeron que Trump no estaba en el club, que está cerrado en los meses calurosos del verano de Florida, cuando se realizó la búsqueda. El ex presidente ha pasado gran parte del verano en Bedminster, su campo de golf en Nueva Jersey.

El equipo de Trump no recibió avisos sobre la búsqueda, dijeron varios asesores. Evan Corcoran, un abogado que representa a Trump, no respondió de inmediato a una solicitud de comentarios.

En enero, los Archivos Nacionales y la Administración de Registros recuperaron 15 cajas de documentos y otros artículos de Mar-a-Lago que, según los funcionarios de los Archivos, deberían haber sido entregados cuando Trump dejó la Casa Blanca.

Su acción indicó que había preguntas sobre si Trump violó la Ley de Registros Presidenciales, que requiere la preservación de memos, cartas, notas, correos electrónicos, faxes y otras comunicaciones escritas relacionadas con las funciones oficiales de un presidente.

“La Ley de Registros Presidenciales es fundamental para nuestra democracia, en la que el gobierno debe rendir cuentas al pueblo”, dijo el archivero de Estados Unidos David S. Ferriero en un comunicado en febrero.

En ese momento, Ferriero dijo en un comunicado que los representantes de Trump estaban “continuando la búsqueda” de registros adicionales.

Los asesores, que hablaron bajo la condición de anonimato para discutir las acciones de Trump, han dicho que él manejó mal los documentos durante años, en gran parte rompiéndolos. Describieron un proceso de embalaje ad hoc al final de su mandato, en el que Trump y su familia se llevaron cajas de material que debería haber ido a los Archivos Nacionales. Los archivos sólo se enteraron de que faltaba parte del material después de que intentaran localizar los artículos para su catalogación.

Los asesores de Trump han negado cualquier mala intención, diciendo que las cajas contenían recuerdos de su presidencia.

El registro de la casa de Trump es el más agresivo hasta la fecha por parte de los agentes federales y los fiscales que examinan la conducta del ex presidente y su círculo íntimo de asesores.

Las acciones de Trump y las conversaciones forman parte de la investigación penal del Departamento de Justicia del 6 de enero

Al margen de la investigación sobre el manejo de documentos, un gran jurado federal en Washington ha estado recopilando información sobre los esfuerzos de los abogados y defensores de Trump para tratar de utilizar falsos electores para bloquear a Joe Biden para que se convierta formalmente en presidente después de las elecciones de 2020.

Como parte de esa investigación, las autoridades han comenzado a examinar las acciones de Trump, buscando entender, como mínimo, qué instrucciones dio a sus subordinados, según personas familiarizadas con la investigación.

Los investigadores federales también están trabajando a partir de sus investigaciones penales sobre los cientos de partidarios de Trump que participaron en los disturbios del 6 de enero en el Capitolio para ver quién, si es que hubo alguien, trató de orquestar la violencia con el fin de detener la ceremonia formal del Congreso que confirmaba la victoria electoral de Biden.

No estaba inmediatamente claro el lunes si el Departamento de Justicia se ha movido antes para registrar la residencia de un ex presidente. En junio de 1975, Richard M. Nixon sí se reunió a puerta cerrada con los fiscales del Watergate y con dos grandes jurados cerca de su casa en San Clemente, California, 10 meses después de dejar la Casa Blanca y tras ser indultado por su sucesor, el presidente Gerald Ford.

Tras largas negociaciones, Nixon pasó 11 horas durante dos días prestando testimonio ante un gran jurado federal que investigaba la irrupción y el encubrimiento del Watergate.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*