El impacto del tabaco en el cerebro: por qué fumar aumenta el riesgo de deterioro cognitivo y Alzheimer

0
464

Según un informe de la Red de Hospitales Universitarios de la Universidad de Buenos Aires, el consumo de tabaco y la exposición al humo son una de las principales causas de cáncer, enfermedades cardiovasculares y respiratorias, produciendo en el mundo más de 8 millones de muertes cada año, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Infobae

La Organización Mundial de la Salud revela que actualmente, más de 55 millones de personas tienen demencia en todo el mundo, y más del 60% de ellas viven en países de ingreso mediano y bajo. A pesar de estas graves consecuencias, el tabaco no solo afecta la salud física, sino también la mental, ya que contiene nicotina, una sustancia química adictiva.

El Tabaco, un Enemigo del Cerebro: Encoge y Acelera el Envejecimiento Prematuro

Un estudio realizado por científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington, en St. Louis, revela que fumar encoge el cerebro, explicando por qué los fumadores tienen un mayor riesgo de deterioro cognitivo relacionado con la edad y la enfermedad de Alzheimer. El doctor Raúl Guillermo Espinoza, Coordinador del Programa de Control de Tabaco del Hospital Italiano, advierte que el cerebro, al envejecer, puede perder tamaño, afectando funciones cognitivas como la memoria, el lenguaje y la capacidad de juicio.

Aunque dejar de fumar puede prevenir una mayor pérdida de tejido cerebral, el daño causado por el tabaquismo es irreparable. A pesar de que el cerebro pierde volumen naturalmente con la edad, el tabaquismo acelera este proceso, envejeciendo prematuramente el cerebro.

El Vínculo Entre el Tabaquismo y la Demencia

El estudio también destaca la asociación entre el tabaquismo y la demencia. Personas que fuman tienen más probabilidades de experimentar un deterioro de la materia gris y blanca, contribuyendo al 14% de los casos mundiales de enfermedad de Alzheimer atribuibles al tabaco.

Cómo se Realizó el Estudio y Consejos para Dejar de Fumar

El análisis se basó en datos del Biobanco del Reino Unido, que incluye información genética, de salud y comportamiento de medio millón de personas. El estudio concluyó que la predisposición genética lleva al tabaquismo, resultando en una disminución del volumen cerebral.

Aunque no se puede deshacer el daño ya causado, dejar de fumar puede evitar una mayor pérdida de tejido cerebral. La doctora Stella Maris Cuevas resalta los beneficios inmediatos de dejar el hábito, como la mejora en la capacidad respiratoria y la reducción del riesgo cardíaco.

El doctor Raúl Guillermo Espinoza concluye aconsejando a los jóvenes que eviten iniciar el consumo de tabaco, y a los fumadores, que comprendan los daños que provoca y busquen dejar este hábito perjudicial para su salud cerebral y general.