El padre de los niños rescatados en Colombia: «Tengo amenazas» de las disidencias de las FARC

0
489

Manuel Ranoque, el padre de los cuatro niños que sobrevivieron en la selva amazónica durante 40 días tras un accidente aéreo y fueron rescatados recientemente, ha asegurado este domingo que está siendo amenazado por el Frente Carolina Ramírez, una facción disidente de las FARC.

EFE

Ranoque, miembro de la comunidad indígena muinane de Puerto Sábalo-Los Monos, en el departamento de Caquetá, afirmó ante los periodistas frente al Hospital Militar Central de Bogotá, donde se encuentran sus hijos en recuperación, que está siendo perseguido por el Frente Carolina Ramírez debido a «intereses económicos». Además, señaló que los disidentes comenzaron a amenazar a sus hijos, lo que lo convierte en un objetivo para ellos.

El padre de los menores, sin proporcionar más detalles, expresó que solicita una «vivienda digna», así como garantías para la educación de sus hijos y la seguridad de toda su familia.

La zona donde residía Ranoque y su familia es conocida por la presencia del Frente Carolina Ramírez, una de las principales disidencias de las FARC, y los Comandos Bolivarianos de la Frontera de la Segunda Marquetalia, otra facción disidente.

Los niños fueron encontrados el viernes en un área remota entre los departamentos de Caquetá y Guaviare, después de una intensa búsqueda que duró semanas y contó con la participación de unos 200 militares, incluidos comandos de las Fuerzas Especiales del Ejército e indígenas locales, en una operación denominada «Operación Esperanza».

Un helicóptero de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) rescató a los niños de la selva y los trasladó a San José del Guaviare, la capital del departamento de Guaviare. Posteriormente, fueron transportados en un avión configurado como ambulancia hasta la capital del país.

Los rescatados son Lesly Mukutuy, de 13 años, quien cuidó de sus hermanos Soleiny Mukutuy, de 9 años, Tien Noriel Ronoque Mukutuy, de 5 años, y Cristin Neruman Ranoque, una bebé de 1 año.

El accidente ocurrió el 1 de mayo cuando un avión Cessna 206 operado por la compañía Avianline Charter’s se estrelló en la selva amazónica colombiana. En el incidente fallecieron los tres adultos que viajaban junto a los niños, incluyendo la madre de estos.

Ranoque, en medio de la emoción, expresó su gratitud por el rescate y mencionó que este es un milagro de Dios. Afirmó que como pueblo indígena estaban capacitados para buscar y demostrar al mundo que podían encontrar el avión y a los niños.

El padre, quien no proporcionó muchos detalles sobre la búsqueda y reveló que sus hijos no le han contado mucho sobre cómo sobrevivieron, espera que se recuperen completamente y que ellos mismos puedan dar su testimonio.