El petróleo, «la madre de la corrupción» en Venezuela

0
252

La corrupción en la industria petrolera de Venezuela ha sido un problema persistente durante las últimas dos décadas. Ha habido politización, negocios opacos, malversación de fondos y auditorías maquilladas que han llevado a la pérdida de miles de millones de dólares.

Uno de los casos más recientes de corrupción en la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA) es el desvío de ingresos por la venta de crudo a través de criptoactivos, en un intento fallido de eludir las sanciones impuestas por Estados Unidos. Este desfalco ha alcanzado casi los 17.000 millones de dólares y ha llevado al arresto de unas 60 personas, incluido el exministro de Petróleo Tareck El Aissami.

Pero El Aissami no es el único implicado en casos de corrupción en la industria petrolera venezolana. Rafael Ramírez, quien fue ministro de Petróleo entre 2002 y 2014 y expresidente de PDVSA de 2004 a 2014, está prófugo en Italia. Eulogio del Pino y Nelson Martínez, quienes también ocuparon altos cargos en la industria petrolera, han sido arrestados, y Martínez murió en prisión.

A pesar de los esfuerzos del presidente Nicolás Maduro por limpiar la corrupción en PDVSA, la situación sigue siendo preocupante. Desde 2017, se han abierto 31 investigaciones relacionadas con la industria petrolera que han llevado a 308 arrestos. La producción de petróleo en Venezuela ha caído drásticamente, pasando de más de 3 millones de barriles diarios a cerca de 800.000.

La corrupción en PDVSA ha sido generalizada y ha involucrado desde el robo de bienes hasta el otorgamiento de contratos inflados y el pago de sobornos millonarios. Esto ha llevado a que Venezuela sea considerado uno de los países más corruptos del mundo, junto con Sudán del Sur, Siria y Somalia, según el Índice de Percepción de la Corrupción de Transparencia Internacional.

Para combatir esta situación, Maduro ha propuesto reformar la Constitución para aumentar la pena máxima de cárcel por delitos de corrupción. Además, el actual presidente de PDVSA, Pedro Tellechea, se ha comprometido a realizar auditorías y a implementar medidas de supervisión para evitar desviaciones de fondos.

Según Transparencia Venezuela, al menos 16.960 millones de dólares fueron desfalcados entre 2020 y marzo de 2023 en PDVSA. Este dinero podría haber sido utilizado para resolver los problemas eléctricos que sufre el país. Además, la corrupción en PDVSA ha tenido ramificaciones internacionales, con al menos 164 casos abiertos en 29 países desde 2004.

A pesar de los esfuerzos por recuperar los fondos robados, la realidad es que la mayoría de este dinero se considera perdido. La corrupción en PDVSA ha sido un problema arraigado durante años y ha llevado a la persecución de aquellos que se atrevieron a denunciarla.

Es evidente que se necesitan más acciones para combatir la corrupción en la industria petrolera venezolana. Aunque se han tomado algunas medidas, todavía queda mucho por hacer para limpiar la corrupción en PDVSA y restaurar la confianza en la industria.