El primer ministro trinitense se dirigirá a la ONU sobre conflicto entre EE.UU. y Venezuela

0
417

San Juan, 20 sep (EFE).- El primer ministro de Trinidad y Tobago, Keith Rowley, liderará una delegación de destacados funcionarios locales en la Asamblea General de la ONU el próximo jueves, donde abordará el conflicto político entre Venezuela y Estados Unidos.

En relación al conflicto político, Estados Unidos anunció en agosto pasado que flexibilizará las sanciones impuestas al sector petrolero de Venezuela, permitiendo que más empresas y países importen crudo venezolano, siempre y cuando el Gobierno de Nicolás Maduro realice reformas que conduzcan a la celebración de elecciones libres y justas.

Estados Unidos ya había dejado clara su postura respecto al levantamiento de sanciones a cambio de reformas democráticas, pero consideró oportuno reiterar esta posición a medida que se acercan las elecciones presidenciales en Venezuela, programadas para 2024.

Durante una conferencia de prensa celebrada este miércoles, Rowley afirmó que será la primera vez que se dirija a la Asamblea General de la ONU desde 2019, pero que esta vez lo hará con más confianza tras la elección de Dennis Francis, un experimentado diplomático de Trinidad y Tobago, como presidente de la Asamblea General para el próximo período de sesiones.

El nombramiento de Francis, quien fue el candidato de consenso del grupo de Latinoamérica y el Caribe y el único postulante en estas elecciones, fue aprobado por aclamación por los 193 Estados miembros de la organización.

«Creíamos que tendríamos que luchar por ese puesto, estábamos preparados para la batalla. Pero al final, recibimos un apoyo unánime», expresó Rowley.

«Es uno de los grandes logros diplomáticos de Trinidad y Tobago», reconoció.

La delegación política de Trinidad y Tobago incluirá al ministro de Salud, Terrance Deyalsingh, quien asistirá a la ONU, ya que, según Rowley, «el próximo gran desafío mundial será enfrentar la próxima pandemia».

Rowley también destacó que una de las políticas de su gobierno es que Trinidad y Tobago mantenga un perfil alto en cuestiones diplomáticas y asuntos de relevancia internacional «donde tenemos intereses significativos».

«Por eso seguiremos participando y teniendo presencia en algunas de estas reuniones de suma importancia en la ONU».