El quesillo más popular de Colombia es venezolano

0
533

A los 19 años, Jesús Riaño tomó la decisión de dejar Venezuela y buscar un futuro mejor en Colombia, país del cual heredó una de sus nacionalidades. En aquel momento, Venezuela ya no era el lugar de oportunidades que solía ser, sino un territorio plagado de conflictos y obstáculos. Ante estos tiempos difíciles, Jesús decidió tomar medidas extremas y buscar una nueva vida en su país vecino.

Desde joven, Jesús comprendió la importancia del trabajo duro para ganarse la vida. A los 8 años, su padre montó un negocio de quesillos y salían a la calle a hacerse un nombre. Aunque en ese momento no le gustaba la idea, con el tiempo aprendió que el sudor y el esfuerzo eran el camino hacia el éxito.

A pesar de tener el sueño de estudiar Ingeniería, la vida le llevó por otro camino. Siguiendo los pasos de su padre, Jesús se convirtió en un quesillero y, según dicen, el mejor de Colombia. Su viaje a Bogotá no fue fácil, ya que ser de origen venezolano en la ciudad implicaba enfrentarse a retos y prejuicios. Sin embargo, Jesús siempre tuvo claro su objetivo: trabajar en lo que fuera necesario.

Después de probar suerte en el comercio en Venezuela, Jesús decidió emprender en Colombia. Comenzó trabajando como auxiliar de cocina en un restaurante, pero siempre volvía a su pasión por la cocina. Después de un año, decidió emprender su propio negocio de quesillos, siguiendo la receta familiar que su padre le había enseñado.

El negocio de Jesús Quesillo tuvo un éxito rotundo, llegando a operar hasta 30 carritos en el área metropolitana de Bogotá. Sin embargo, la pandemia afectó gravemente su negocio, llevándolo a la quiebra. Para subsistir, Jesús intentó vender accesorios para celulares, pero siempre tenía en mente el éxito que había tenido con sus quesillos.

En 2021, Jesús decidió levantar de nuevo su negocio, esta vez apoyándose en las redes sociales. Con la ayuda de un amigo humorista, aprendió a moverse en el mundo digital y comenzó a hacer videos que se hicieron virales. Las redes sociales se convirtieron en su principal impulso, y gracias a ellas pudo dar a conocer su negocio a nivel nacional e incluso en otros países.

La receta de los quesillos de Jesús Quesillo es una adaptación personal, siempre inspirada en la receta de su padre. Cada quesillo debe tener un color miel tirando a café, y la preparación incluye ingredientes como leche condensada, vainilla, huevos, agua y azúcar. Además, Jesús revela que el toque mágico lo da el ron venezolano Cacique.

Debido a la creciente demanda, Jesús decidió abrir una tienda en Cali, donde también funciona como casa de producción. Actualmente, Jesús Quesillo cuenta con 12 vendedores y 12 carritos operativos en el país. El tamaño de los quesillos es lo que los hace especiales, y su precio oscila entre 5.000 y 10.000 pesos.

Aunque Jesús ha pensado en expandir su negocio a Venezuela, por ahora no hay planes debido a la falta de recursos y porque prefiere garantizar la calidad de sus productos. Sueña con tener un carrito de quesillos en cada esquina de Colombia, y está convencido de que con carisma y entusiasmo puede ganar seguidores y clientes.

Jesús Quesillo es sinónimo de tradición, nostalgia y pasión. Su objetivo es dejar el nombre de Venezuela en alto y demostrar que los buenos siempre luchan por un futuro mejor. A través de las redes sociales, Jesús ha logrado llegar a millones de personas y seguir expandiendo su negocio.

Con información de El Nacional