Emiratos trata de recuperarse de las lluvias más intensas en la historia de la desértica nación

0
304

Después de experimentar lluvias intensas sin precedentes en su territorio desértico, Emiratos Árabes Unidos se esforzaba por recuperarse y drenar el agua de las autopistas y calles. Además, el país se encontraba en pleno proceso de restablecer las operaciones en su principal aeropuerto, uno de los más congestionados del mundo.

El jueves, Emiratos Árabes Unidos luchaba por recuperarse de las lluvias más intensas jamás registradas en el país, mientras su principal aeropuerto intentaba restablecer las operaciones a pesar de que el agua seguía cubriendo tramos de las principales autopistas y carreteras.

El Aeropuerto Internacional de Dubái, que es el más transitado del mundo en términos de tráfico internacional, volvió a permitir la llegada de aerolíneas internacionales a su Terminal 1 el jueves por la mañana.

«Los vuelos seguirán experimentando retrasos e interrupciones, por lo que instamos a los pasajeros a acudir únicamente a la Terminal 1 si tienen una reserva confirmada», dijo el aeropuerto en su cuenta de X.

La aerolínea de larga distancia Emirates, cuyas operaciones se vieron afectadas desde la tormenta del martes, había impedido a los viajeros que salían del país facturar sus vuelos mientras intentaba evacuar a aquellos que estaban en tránsito. Los pilotos y las tripulaciones tuvieron dificultades para llegar al aeropuerto debido a las carreteras inundadas. Sin embargo, el jueves se levantaron las restricciones para permitir el acceso de todos los clientes a las instalaciones.

Algunos pasajeros que aterrizaron en Dubái describieron esperas de varias horas para recuperar sus equipajes, y algunos optaron por regresar a sus hogares o alojarse en hoteles cercanos.

Emiratos Árabes Unidos, una nación autocrática con un gobierno hereditario en la Península Arábiga, suele tener escasas precipitaciones en su clima desértico. Sin embargo, una enorme tormenta, que los meteorólogos habían estado advirtiendo durante meses, azotó la federación de siete reinos.

Hasta el martes por la noche, Dubái había recibido más de 142 milímetros (5.59 pulgadas) de lluvia en 24 horas. El promedio anual de precipitaciones en el aeropuerto de Dubái es de 94.7 mm (3.73 pulgadas). Algunas áreas del país experimentaron lluvias aún más intensas.

Los sistemas de drenaje de Emiratos Árabes Unidos se vieron rápidamente superados, lo que resultó en inundaciones en vecindarios, distritos comerciales e incluso en tramos de la autopista Sheikh Zayed, una carretera de 12 carriles que cruza Dubái.

La agencia de noticias estatal, WAM, calificó las precipitaciones como un «evento meteorológico histórico» que superó «todo lo registrado desde que se comenzaron a recopilar datos en 1949».

En un mensaje a la nación el miércoles por la noche, el jeque Mohammed bin Zayed Al Nahyan, gobernante de Abu Dabi, anunció que las autoridades «trabajarán rápidamente para evaluar el estado de la infraestructura en todo Emiratos Árabes Unidos y limitar los daños causados».

El jueves, las personas caminaban por el agua estancada y contaminada de combustible para llegar a los automóviles abandonados y verificar si sus motores seguían funcionando. Camiones cisterna con bombas de agua comenzaron a llegar a algunas zonas alejadas del centro de Dubái. Las escuelas permanecerán cerradas hasta la próxima semana.

Las autoridades aún no han proporcionado una evaluación completa de los daños o el número de heridos en las inundaciones, que hasta ahora han dejado al menos un muerto.

«Las crisis revelan la fortaleza de los países y las sociedades», dijo el gobernante de Dubái, el jeque Mohammed bin Rashid Al Maktoum, en X. «La crisis climática natural que hemos experimentado demuestra el gran cuidado, la conciencia, la cohesión y el amor por cada rincón del país de todos sus ciudadanos y residentes».

Las inundaciones han generado especulaciones sobre si la agresiva campaña de siembra de nubes de los Emiratos Árabes Unidos, que implica que aviones pequeños crucen las nubes dispersando químicos para provocar lluvia, podría haber contribuido a las lluvias intensas. Sin embargo, los expertos han afirmado que los sistemas tormentosos que causaron las intensas precipitaciones ya estaban pronosticados desde hace tiempo y que esta técnica en sí misma no habría causado inundaciones de esa magnitud.

Los científicos sostienen que el cambio climático es responsable de la intensificación y frecuencia de tormentas, sequías, inundaciones e incendios en todo el mundo. Dubái fue sede de la Cumbre del Clima de las Naciones Unidas, COP 28, a finales del año pasado.

¡Conéctate con la Voz de América! Suscríbete a nuestros canales de YouTube, WhatsApp y boletín informativo. Activa las notificaciones y síguenos en Facebook, X e Instagram.