Empresas venezolanas se enfrentan a la mayor carga de impuestos en América Latina

0
436

La recaudación promedio mensual de impuestos en Venezuela ha subido 206,7% en cuatro años, al pasar del equivalente a 150 millones a 460 millones de dólares en 2023, lo que coloca a Venezuela con una tasa de imposición de 50% de los ingresos netos de las empresas formales que cotizan.

Banca y Negocios

En este sentido, Venezuela lidera a los países latinoamericanos en carga de impuestos, con 14 puntos porcentuales sobre Brasil cuya tasa efectiva es de 34%; 16 puntos sobre Colombia; 20 puntos sobre Perú, México y Argentina; y 25 puntos sobre Uruguay y Chile.

Estos datos fueron recogidos por la consultora Ecoanalítica en su reporte Typing Business, donde se señala que impuestos como el tributo a las Grandes Transacciones Financieras (IGTF) y una mayor fiscalización de cumplimiento de imposiciones como el ISLR y el IVA significan una presión tributaria excesiva.

«También, se les ha permitido a los municipios incrementar sus ingresos propios presionando a las empresas con el Impuesto a la Actividad Económica –gravado sobre los ingresos brutos–, impuestos catastrales o parafiscales, como el pago de servicios de aseo o contribuciones sociales requeridas», indica el reporte.

«Todos ellos suman un impacto total promedio del 50% sobre los beneficios netos de las empresas, con algunos casos extremos en rubros o ciudades específicas en los cuales este impacto supera el 60%: muy por encima del promedio regional de 30%».

Y añade: «Aunque la nueva Ley de Armonización Tributaria ha buscado aplacar esto, todavía permite un rango muy alto de impuestos de hasta 3% sobre los ingresos brutos (ventas meramente, no resultados financieros neto)».

«Un rango ideal debería estar en torno al 1%, ya que el país apenas se encuentra en una etapa de recuperación temprana de la mayor crisis económica de nuestra historia».

El misterio de la alta imposición fiscal con baja recaudación

De acuerdo con el análisis de Ecoanalítica, Venezuela es uno de los países con menor tasa de recaudación de América Latina, puesto que el porcentaje de la población que efectivamente paga impuestos es bajo.

Esta situación pone la presión sobre las empresas formales.

«La combinación de baja formalidad laboral –75% del mercado laboral– y baja dolarización financiera en la banca nacional (apenas uno de cada cinco dólares está dentro del sistema financiero) complejizan el cobro de impuestos en Venezuela, haciendo que los pocos negocios formalizados se lleven un impacto fiscal mucho mayor que el de las empresas de otros países latinoamericanos», explica el informe.

«Esto ha hecho que Venezuela esté por encima del promedio regional en ISLR (34% vs 26.5% en América Latina), levemente por encima en el IVA (16% vs 15.1%), y consistentemente encima de los promedios en impuestos municipales (2.5% frente a promedio en economías centroamericanas de 1.1%)».

«Lo mismo sucede con los impuestos prediales y pagos parafiscales», apunta el reporte.