En 2024 está en juego la democracia mexicana

0
335

En 2024, se celebrarán elecciones en muchos países de todo el mundo, desde Estados Unidos hasta Uruguay, pasando por India e Indonesia. Aunque los analistas y políticos suelen calificarlas como «históricas» y «trascendentales», es posible que la elección presidencial del 2 de junio en México sea una de las pocas que realmente justifique esos términos. Esto se debe a que el país tiene una experiencia limitada en la celebración de elecciones verdaderamente democráticas.

México tuvo su primera elección presidencial libre y justa en 2000, lo que significa que en los dos siglos desde su independencia, solo ha elegido a sus líderes de manera democrática en cuatro ocasiones. Si todo va bien, las elecciones de este año serán las quintas en la historia del país.

Sin embargo, no hay garantía de que todo vaya bien. Esto plantea un desafío tanto para el establecimiento político y empresarial mexicano como para el ejército del país y para Estados Unidos, que siempre ha sido un actor clave en México. El terreno de juego está inclinado a favor de Claudia Sheinbaum, la candidata presidencial del partido gobernante, lo que recuerda a los tiempos del régimen unipartidista bajo el Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Además, el presidente saliente, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), asumió el cargo en 2018 con un amplio respaldo social y dejará el cargo con su popularidad intacta, convirtiéndose en el expresidente más poderoso del país desde 1940. Por último, aunque la oposición cuenta con una candidata competitiva, Xóchitl Gálvez, ella representa una alianza impura entre el PRI, el centroderechista Partido Acción Nacional (PAN), un pequeño partido de izquierda escindido y varias organizaciones de la sociedad civil, algunas más representativas que otras.

Sheinbaum, protegida de AMLO y exalcaldesa de la Ciudad de México, cuenta con el respaldo de la mayoría de los gobernadores mexicanos, todos los ministros, los medios de comunicación y el aparato estatal, lo que incluye acceso al presupuesto federal. La presidenta del debilitado Instituto Electoral Nacional es una estrecha aliada del partido de AMLO, y el presidente del Tribunal Electoral Federal fue obligado a renunciar en diciembre y reemplazado por una colega afín al gobierno.

Cada semana, las agencias encuestadoras, muchas de ellas de reciente creación o estrechamente vinculadas al partido gobernante, publican resultados que muestran a Sheinbaum con una ventaja considerable, de hasta sesenta puntos en algunos casos. El objetivo es convencer a los mexicanos de que la elección ya está decidida, desalentando la participación y el esfuerzo electoral.

Este panorama desigual plantea la pregunta de si AMLO dejará el cargo en caso de que Gálvez logre una victoria ajustada. Las ansias de poder del presidente, evidentes desde su primera candidatura a la gobernación de Tabasco en 1988, hacen pensar que la respuesta podría ser negativa, y es posible que las autoridades electorales estén demasiado debilitadas para oponer resistencia. Además, varios analistas han planteado dudas sobre la lealtad de los militares mexicanos a la Constitución. Las fuerzas armadas, que normalmente se mantienen alejadas de la política, han aumentado su poder desde que AMLO asumió la presidencia, y ahora están involucradas en la construcción y administración de grandes proyectos de infraestructura, operan una aerolínea comercial y dirigen el sistema aduanero mexicano.

Incluso si Sheinbaum gana, que es el resultado más probable en la actualidad, es posible que AMLO intente aferrarse al poder. A lo largo de la historia, los presidentes salientes en México que intentaron prolongar su dominio, como Miguel Alemán en 1952, Luis Echeverría en 1976 y Carlos Salinas en 1994, fracasaron estrepitosamente. Esto se debió en gran medida a que su base de simpatizantes se había debilitado y a que eran impopulares al finalizar su mandato.

Ya se están viendo señales de que AMLO está preparando el terreno para un posible intento de mantener el poder. Ha designado a un miembro de la Corte Suprema que normalmente habría sido su sucesor, ha seleccionado a los líderes del Senado y de la Cámara de Diputados en caso de que su partido obtenga la mayoría, y ha delineado reformas constitucionales que deberán aprobarse durante el período de transición. Sheinbaum estaría completamente en deuda con AMLO por su victoria y parece carecer del carisma y la estatura necesarios para romper con él.

La oposición enfrenta enormes desafíos. Gálvez es una política formidable en campaña, pero también es una microgerente sin afiliación a ninguno de los partidos que la respaldan, lo que limita su poder real. Además de competir contra Sheinbaum, se enfrenta al aparato estatal mexicano.

Al comienzo de la campaña de Gálvez, se dijo que «el mensajero es el mensaje». Su historia personal de ascenso desde humildes orígenes indígenas hasta convertirse en una exitosa empresaria, ministra y senadora ha resonado en la opinión pública. Sin embargo, eso no es suficiente para ganar la elección, y Gálvez ha tenido dificultades para encontrar un mensaje más sustancial que resuene en el electorado y calme a los partidos que la respaldan.

La mejor opción para Gálvez sería centrarse en la seguridad, la aplicación de la ley y la reducción de los altos niveles de violencia que han plagado al país durante el gobierno de AMLO y sus predecesores. En promedio, hay casi cien homicidios por día y más de cien mil personas desaparecidas en México. Las encuestas muestran que este es el tema más importante para los mexicanos y que AMLO nunca ha logrado mejorar sus índices de aprobación en esta cuestión.

A pesar de los graves desafíos que enfrenta México, incluida la posibilidad de un retroceso democrático, que AMLO se aferré al poder, el avance de la militarización, una economía informal poco productiva y el ciclo constante de violencia, las elecciones de este año podrían cambiar el rumbo del país. Es posible que la oposición logre una victoria, que AMLO acepte la derrota, que el rediseño de las cadenas de suministro impulse la economía y que los carteles vuelvan a su principal negocio de las drogas, lo que podría llevar a una drástica reducción de la violencia. Por supuesto, esta es una posibilidad remota, pero soñar no cuesta nada.