Entra en vigencia el Reglamento contra la violencia de género y la discriminación en la ULA

0
146

El Reglamento Interno de la Universidad de Los Andes (ULA) para la Prevención y Atención en Casos de Violencia Basada en Género Contra las Mujeres o en Casos de Discriminación ha comenzado a regir desde el pasado 11 de abril, según lo establecido por el Consejo Universitario el 5 de febrero de 2024 y publicado en Gaceta Universitaria Nº 210/2810 el 11 de marzo.

Esta normativa, que consta de 46 artículos, detalla los mecanismos de actuación, el ámbito de aplicación, las definiciones de términos asociados a la violencia basada en género y la discriminación, los principios de aplicación del reglamento, las funciones de la Comisión General Contra la Violencia Basada en Género y Discriminación, y las disposiciones procedimentales, transitorias y finales.

La Comisión General Contra la Violencia Basada en Género y Discriminación, designada por el Consejo Universitario el 26 de febrero, es la única instancia competente para hacer cumplir el reglamento. Sus miembros principales son María Gabriela Contreras, Holaya Peña y Andrea González, mientras que los suplentes son Iván Toro, María Fernanda Rodríguez y Miguely Marcano.

Desde el 11 de abril, esta comisión está habilitada para recibir denuncias de víctimas, utilizando como única vía el correo electrónico [email protected]. Una vez recibida la denuncia, se fijará una cita en un máximo de tres días hábiles para recibir la declaración por escrito o de forma oral.

Holaya Peña, coordinadora de ULA Mujer y miembro principal de la Comisión, informó que se están activando mecanismos de colaboración con diferentes instancias universitarias para ofrecer el servicio establecido en el reglamento. En los próximos meses, se seleccionarán y capacitarán receptores de denuncias en los diversos Núcleos y dependencias universitarias.

El reglamento busca educar en valores humanos, prevenir, proteger y atender a las personas agraviadas por violencia basada en género o discriminación dentro de la comunidad universitaria. Este es el resultado de casi seis años de trabajo en la ULA para promover y defender los derechos humanos de las mujeres y la comunidad LGBTIQ+.