Entre 400 y 500 presos escaparon de Tocorón con Niño Guerrero

0
453

Entre 400 y 500 reclusos se fugaron del Centro Penitenciario de Tocorón, estado Aragua, junto con Héctor Rusthenford Guerrero Flores, conocido como Niño Guerrero, durante la operación llevada a cabo por el gobierno para retomar el control de la cárcel, que funcionaba como base de operaciones del Tren de Aragua.

Según el periodista Román Camacho, en una entrevista para Unión Radio, se cree que los fugitivos se han desplazado hacia las zonas montañosas que conducen a El Junquito.

A pesar de esto, las autoridades consideran que la Operación de Liberación Cacique Guaicaipuro, nombre dado por el gobierno a la acción en la que participaron al menos 11.000 funcionarios, es un paso importante hacia la desarticulación del Tren de Aragua, una banda delictiva que se ha expandido a países como Chile, Perú, Colombia y Ecuador.

«La operación tuvo éxito al tomar el control del centro de operaciones, pero aún queda mucho por hacer para acabar con el Tren de Aragua», dijo Camacho.

«Ahora hay que ver dónde se ubicarán, si se han trasladado a otro lugar. También hay que estar atentos a la posibilidad de que los delincuentes huérfanos se unan a las bandas en Caracas, en Petare. No se sabe qué sucederá con esa estructura. Pero es un golpe importante porque la banda está siendo desplazada, al menos en Venezuela», agregó.

Carlos Nieto Palma, coordinador general de Una Ventana a la Libertad, señaló que con este megaoperativo, el gobierno de Nicolás Maduro ha reconocido el caos penitenciario que existe en el país.

«Con esta acción, el gobierno está admitiendo el caos penitenciario que vivimos y lo negligente que ha sido al resolverlo, especialmente en este centro penitenciario», expresó en un comunicado publicado en la página web de la organización no gubernamental.

El abogado recordó que el problema en Tocorón no es nuevo: «Hace muchos años que los pranes, encabezados por el Niño Guerrero, tienen el control de la cárcel. Además, es la base de operaciones del Tren de Aragua, una mega banda que ya tiene ramificaciones en países como Brasil, Colombia, Perú y Ecuador».

También pidió a las autoridades que garanticen los derechos humanos de los reclusos que se encontraban en el centro penitenciario.