Eris y Pirola, dos nuevas subvariantes del virus del COVID-19 han surgido a partir de la variante ómicron.

0
378

La palabra coronavirus vuelve a sonar en la sede de la Organización Mundial de la Salud.

Con Informacion de El Nacional

La OMS ha advertido sobre dos nuevas subvariantes del COVID-19, denominadas Eris y Pirola, que han surgido de la variante ómicron y están causando preocupación debido a su aumento en la incidencia global del coronavirus.

Eris, también conocida como EG.5, fue identificada inicialmente como una subvariante de interés. A medida que se extendió a varios países, se convirtió en la cepa más frecuente del virus en China y Estados Unidos. Luego, apareció otra subvariante denominada Pirola (BA.2.86), que ha sido catalogada como una «variante de emergencia» por el director de la OMS, Tedros Adhanom.

Pirola ha sido identificada en un número limitado de casos en diferentes países, pero sus 35 mutaciones en la proteína Spike generan preocupación sobre cómo las personas responderán a su infección. Aunque su capacidad de contagio aún no está clara, se cree que podría tener propiedades de «escape inmune», lo que podría aumentar su transmisibilidad entre personas.

Síntomas de Pirola: Según el biólogo evolutivo T. Ryan Gregory, es demasiado pronto para definir los síntomas específicos de Pirola debido a la falta de datos. No hay información suficiente para determinar si esta variante provoca síntomas distintos a otras cepas conocidas.

Síntomas de Eris: En comparación, los síntomas de Eris se asemejan a los de la variante Kraken, detectada previamente en Nueva York en 2022. Quienes se infecten con Eris pueden experimentar dolor de garganta, secreción nasal, congestión, tos y fiebre.

Hay que resaltar la preocupación en torno a estas nuevas subvariantes del COVID-19 y cómo su evolución puede influir en la propagación y los síntomas de la enfermedad. También destacar la falta de datos definitivos sobre las características y el impacto de estas subvariantes en la salud pública.