«Es ridícula»: las reacciones ante sentencia del TSJ sobre las primarias

0
326

La sentencia de la Sala Electoral del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) que ordenó la suspensión del proceso electoral de primarias ha generado una gran cantidad de reacciones en las redes sociales. El recurso interpuesto por José Brito, diputado a la Asamblea Nacional de 2020, fue admitido y se argumentaron «irregularidades» en el proceso interno opositor que llevó a la victoria de María Corina Machado con más de 2,25 millones de votos.

La sentencia número 122 del TSJ declara procedente la solicitud de amparo cautelar y suspende todos los efectos del proceso electoral de primarias conducido por la Comisión Nacional de Primarias. Esta decisión ha generado una fuerte controversia, especialmente entre aquellos que apoyan a María Corina Machado como candidata.

Las redes sociales se han llenado de mensajes en contra de esta sentencia. Vecchio, uno de los críticos más destacados, expresó que nadie puede suspender la voluntad de más de dos millones y medio de ciudadanos y que María Corina Machado representa la candidatura de quienes aman la libertad.

Por otro lado, el politólogo José Carrasquero calificó la decisión como ridícula e inaplicable políticamente. Además, señaló que José Brito es un agente del fascismo rojo-chavista, dejando claro su desacuerdo con la sentencia.

Rocío San Miguel, defensora de derechos humanos y experta en temas de derechos humanos, comparó esta situación con la ruta que se siguió durante el referendo revocatorio de 2003. Según ella, se está repitiendo la misma estrategia por parte del gobierno para deslegitimar los resultados que ponen en peligro su permanencia en el poder.

Leopoldo López, por su parte, aseguró que la legitimidad de María Corina Machado como candidata electa no puede ser quitada, ya que fue dada por los electores y reconocida por todos.

En resumen, la sentencia del TSJ ha generado una fuerte controversia en las redes sociales, con opiniones divididas sobre su validez y sus implicaciones políticas. Mientras tanto, María Corina Machado y sus seguidores defienden su legitimidad como candidata electa.