Escándalo sin precedentes: Daniel Ortega planea la «aniquilación» de la Iglesia Católica en Nicaragua, revela investigación impactante»

1
420

Un dialogó con Martha Patricia Molina, quien registró 529 agresiones contra el culto y sus prelados en los últimos cinco años.

Por infobae.com

El régimen de Daniel Ortega ha arreciado durante este último año la persecución que mantiene contra la iglesia católica de Nicaragua, a quien culpa de pretender derrocarlo. La investigadora Martha Patricia Molina ha documentado 529 agresiones contra esta institución religiosa en los últimos cinco años, de las cuales 90 se registraron en el primer trimestre de 2023.

Recientemente el gobierno de Ortega ordenó el congelamiento de cuentas bancarias de la Iglesia Católica y anunció una investigación por lavado de dinero contra varias diócesis. “La Policía Nacional inició investigaciones que llevaron al hallazgo de centenares de miles de dólares, escondidos en bolsas ubicadas en instalaciones pertenecientes a las diócesis del país. (…) La Fiscalía General de la República, la Superintendencia de Bancos y la Unidad de Análisis Financiero han confirmado movimientos delictivos”, expresó una nota de prensa policial difundida el 27 de mayo pasado.

Molina dice que las agresiones del régimen contra la Iglesia Católica han escalado en varias etapas, y actualmente se encuentra en una que busca su “aniquilación completa”. En esta entrevista, la investigadora explica las características de esta persecución, que, afirma, sobrepasa cualquiera que se haya hecho en Cuba o Venezuela.

-¿Cómo nace la idea de monitorear las agresiones que recibe la Iglesia Católica en Nicaragua?

-Primero, porque soy católica. Segundo, porque me gusta la investigación y la sistematización. Y tercero, porque en nuestro país no existe la memoria histórica. Son demasiadas las agresiones contra la iglesia y es necesario exponerlas y que, en un futuro, los jóvenes sepan qué fue lo que sucedió y traten de no repetir las mismas arbitrariedades.

Abogada Martha Patricia Molina (Cortesía La Prensa)

Abogada Martha Patricia Molina (Cortesía La Prensa)

-¿Usted diría que hay una persecución de parte del Estado contra la Iglesia católica en Nicaragua?

-Sí, y así lo demuestran las 529 agresiones que he registrado en el estudio de ´Nicaragua, una iglesia perseguida´, y todas están documentadas y respaldadas por las investigaciones periodística de los medios de comunicación y también por los diferentes comunicados que ha emitido las diócesis y la arquidiócesis de Managua y también organismos internacionales y nacionales en materia de derechos humanos, y las mismas páginas de las parroquias del país, que es donde denuncian estas agresiones.

-¿Cuál sería el propósito de esa persecución contra la Iglesia Católica?

-Yo creo que en un primer momento el propósito era sembrar miedo en los sacerdotes y en los laicos para que dejaran de apoyar esta lucha de derechos humanos y protegiendo la vida. Por ejemplo, yo no quisiera imaginar cuál hubiera sido la cifra de asesinados si la Iglesia católica no hubiera abierto las puertas de sus templos (durante la represión de 2018). Después, cuando ya miraron que la Iglesia Católica no se iba a prestar al juego de la dictadura ni a bendecir todas esas arbitrariedades, entonces, el objetivo es callar a los sacerdotes. Pero como han visto que, con esas agresiones, que cada vez suben de tono e intensidad, tampoco han logrado callarlos, entonces ha pasado a otra etapa, que es la aniquilación por completo. Tenés que desaparecer a todos tus enemigos, que, en este caso para la dictadura sus enemigos, son los sacerdotes y obispos, para que ya no haya ningún espacio que se oponga a lo interno del país, en este caso el gran estorbo que es para ellos la iglesia católica.

-¿Aniquilar la iglesia católica? ¿El régimen de Daniel Ortega quiere construir su propia iglesia o algo parecido?

-Una cosa es lo que ellos piensan y otra cosa es la que pueden hacer. Para mí, no van a lograr aniquilarla, porque ya es la fe, algo que está interno. Sí, la están desgastando, están cerrando varios espacios religiosos, pero considero que en esta ocasión los curas van a tener otras ideas, cómo pregonar el Evangelio. Posiblemente en la clandestinidad.

-Daniel Ortega acusa a los obispos de haber participado en un intento de golpe de Estado. Los acusa, incluso, de promover acciones terroristas armadas, de tener buzones de armas en las iglesias… ¿Qué tanto de razón le otorga esas acusaciones?

-Si, el problema es que estas acusaciones ya pasaron de las palabras a la realidad, o sea, a usar el poder de la administración de la justicia para formalizar todas estas palabras que ha venido diciendo Daniel Ortega para la criminalización de todos esos sacerdotes. Estas palabras de Ortega son incoherentes y sin fundamento alguno, porque él está considerando a los curas como líderes políticos y ellos no son líderes políticos. Ellos actúan basados en las enseñanzas de años de formación del seminario, el amor a Cristo, el amor al evangelio, y están involucrando temas políticos partidarios con temas de derechos humanos, y la iglesia siempre va a defender los derechos humanos, para defender la vida, defender el derecho a la salud, al trabajo, el bienestar de la sociedad, basado en el bien y de los principios cristianos. Los sacerdotes se presentan y ayudan a la población para que la dictadura deje de estar asesinándola y por eso es por lo que abrieron las puertas de sus templos. Pero Ortega mira esto como una actitud política partidaria, cuando el trasfondo del asunto es materia de derechos humanos.

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, fue condenado a 26 años de cárcel por "traición a la patria" y "propagación de noticias falsas". (Foto cortesía)

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando Álvarez, fue condenado a 26 años de cárcel por “traición a la patria” y “propagación de noticias falsas”. (Foto cortesía)

-¿Cómo ha sentido la actitud de los sacerdotes, de los jerarcas, de los obispos de Nicaragua, con todo esto que está pasando?

-Yo hago una división muy profunda. Una es la actitud del obispo, sin incluir al obispo de Matagalpa Rolando Álvarez (encarcelado), al obispo en el exilio (Silvio José Báez) y al obispo Emérito Abelardo Mata, el resto queda allá en un solo paquete y la actitud de los de los sacerdotes. La actitud de estos obispos ha sido de un silencio sepulcral. Algunas personas dirán que es un silencio cómplice, yo no lo miro como un silencio cómplice, sino como un silencio prudencial. Pero, los laicos queremos escuchar las voces de nuestros obispos y escuchar de ellos la realidad que se está viviendo. Y la actitud que he visto en los clérigos es un poco más de apertura. Te cuentan todo lo que está ocurriendo en sus respectivas diócesis. A algunos los he observado en un momento con temor y también es un temor lógico, porque la dictadura no solamente va a ir en contra de ellos sino también en contra de sus familiares y de toda su feligresía.

-Dice que hay temor entre los sacerdotes. ¿Cuánto ha cambiado el comportamiento de la Iglesia católica en Nicaragua?

-Lo que pasa es que la dinámica de los sacerdotes es muy distinta a la de los laicos. Ellos deben obediencia. Entonces, si su líder, o sea su pastor, la cabeza de la diócesis, les ordena cierto comportamiento, ellos lo tienen que acatar. Si le dice el líder religioso les dice usted no tiene que publicar nada en sus redes sociales, usted no tiene que mencionar a tales personas en la misa y comienza a darle estas orientaciones, los sacerdotes no tienen otra alternativa que obedecer a su líder, a su pastor, al jefe de la diócesis. Pero sí he notado muchos cambios, no para mejorar la situación, sino para empeorarla. Lo que está ocurriendo en este momento es que no se está exponiendo a como realmente está ocurriendo la magnitud de las arbitrariedades que se están viviendo.

Está primando en el país el hacer silencio para así evitar mayores complicaciones con la dictadura. Pero lo que estamos viendo es que ese silencio no sirve de nada, porque la dictadura ahora está con más fortaleza, atacando más a la Iglesia católica y ahora, utilizando más visiblemente el poder judicial.

-¿Qué tan grande es esa persecución?

-Bueno, estamos en un país donde no existe la ley, donde no hay divisiones de poderes, donde reina la impunidad, no existe la institucionalidad y tenemos a una dictadura que está presente en todo el territorio, entonces la dictadura está atacando no solamente a una diócesis o a un grupo específico, sino que a toda la iglesia en general. O sea, no hay manera de que una parroquia quede libre de esto, sino que a todas en general las está atacando, las está persiguiendo, las está vigilando y lleva un control absoluto de todo lo que lo que hacen. Y cada vez que pueden, están agrediéndola de una u otra forma haciendo uso de las profanaciones de los robos, de las alteraciones de los recibos de energía eléctrica, de agua potable. Toda la vida pastoral que ellos tienen se encuentra perjudicada y es la dictadura quien está coartando los derechos de libertad religiosa.

-La policía de Nicaragua acusó recientemente a algunas diócesis de estar lavando dinero y de haberles encontrado bolsas de dinero con miles de dólares. ¿Qué explicación tiene eso?

-Bueno, esa nota de prensa de la Policía ha dejado más preguntas que respuestas. Y cuando solo se tiene una versión, las especulaciones son mayores y el silencio que está guardando la Iglesia católica en este momento es fatal. Es terrible. No sabemos cuál es la posición de ellos y cuál es la verdad del asunto. Que pudieron encontrar dinero en las diócesis, puede ser, pero es un dinero que no es ilícito. No procede de lavado de dinero ni del financiamiento al terrorismo ni el financiamiento a la proliferación de armas de destrucción masiva. Es dinero lícito que entra de los aportes de los laicos, o también de los aportes que hacen las instituciones internacionales que cooperan con la Iglesia católica.

La dictadura tiene un laboratorio para estar creando maldades y hacerlas reales, y en esta ocasión, encontraron el tema de lavado de dinero, con el cierre de organizaciones sin fines de lucro como Cáritas, como el momento preciso y adecuado para hacer este tipo de acusación, tipificándolo con uno de los peores delitos, perseguido a nivel internacional, como es en lavado de activos.

-Cada vez se ve que el régimen de Ortega cruza líneas que se consideraban rojas. Hace algún tiempo se decía que no se atrevería a echar presos a sacerdotes y ahora hasta a un obispo tiene preso. ¿Hasta dónde cree usted que va a llegar?

-Cuando yo comencé a observar las agresiones en contra de la Iglesia, y me documenté más a profundidad y conocer la historia del sandinismo con relación a la persecución a la Iglesia católica, comencé a observar que es la misma dinámica de los años 80, pero ahora empeorada. Es fácil predecir a la dictadura, solamente tenés que pensar lo malo que puede pasar y decir sí, eso lo va a hacer la dictadura. Y desde el momento que la dictadura mandó a quemar a una familia entera en un barrio de Managua, y le negaron el auxilio, yo me dije que la dictadura era capaz de hacer cualquier cosa. Solamente basta con pensar qué otra maldad puede hacer para decir realmente que suceda. Lo peor está por venir. Hay una línea de tiempo y la dictadura ha ido escalando.

Por ejemplo, ellos comenzaron con profanaciones. Las profanaciones, generalmente, no son mal vista por toda la gente. O sea, para nosotros los católicos una profanación es como que nos maten a alguien de nuestra familia. Es algo doloroso. Pero para otra persona posiblemente no. Puede decir, solamente botaron una hostia y eso no le hace daño a nadie. Pero, para los católicos es una ofensa. La dictadura va escalando. Después pasó a los robos, a las pintas, a los mensajes de odio y a los cierres de universidades, y así sucesivamente hasta llegar a este extremo de congelar las cuentas bancarias de las diócesis, que es algo nefasto. ¿Cómo se van a mantener las diócesis? El mundo se mueve con dinero. Las parroquias tienen que pagar todos sus servicios básicos. Los colegios parroquiales tienen compromisos con el personal administrativo y entonces la están obligando a una muerte financiera.

¿El cardenal Leopoldo Brenes corre peligro en este avance de la persecución del régimen?

-Sí, yo creo que sí. Yo no descarto que, aunque el cardenal tenga mayor afinidad con la dictadura y que no ha sido en ningún momento frontal contra ellos, no descarto que también sea llevado ante los tribunales. En la misma nota de prensa (de la Policía) a quien están mencionando es a él, el que tiene que dar respuesta es él y quien va a ser condenado y juzgado posiblemente también sea él.

En varias diócesis el régimen de Ortega ha prohibido la realización de las tradicionales procesiones religiosas. Foto REUTERS/Maynor Valenzuela

En varias diócesis el régimen de Ortega ha prohibido la realización de las tradicionales procesiones religiosas. Foto REUTERS/Maynor Valenzuela

-¿Ha estado el cardenal Brenes a su criterio, a la altura de las circunstancias en Nicaragua?

-No, no ha estado a la altura de las circunstancias que vive el país. Él no tiene que dar respuesta por lo que sucede en otras diócesis, pongámosle a la altura de la arquidiócesis de Managua, que es la única jurisdicción donde él tiene un poco de potestad. Pero, creo que no, no ha estado a la altura. No todas las personas somos iguales. Unos obispos optan por denunciar las arbitrariedades, otros obispos optan por el silencio. A lo mejor su estrategia es el estar orando en silencio, en su habitación, encerrado. No quisiera yo estar sinceramente en los zapatos del cardenal Leopoldo José y creo que a él le ha hecho mucha falta escuchar la voz de las personas que puedan darle consejos. Por ejemplo, el Papa tiene un grupo de personas, de cardenales, de obispos que están constantemente informándole y también dándole consejos.

-¿Y al papa Francisco sí lo ve a la altura de lo que está sucediendo en Nicaragua?

-Sí, yo creo que el papa Francisco ha estado a la altura, porque él es el líder máximo de la Iglesia Católica y la política del Vaticano apuesta siempre a la descentralización, o sea, a no inmiscuirse tanto a lo interno de cada localidad. Sin embargo, hemos visto en diferentes momentos que el Papa ha estado orando por Nicaragua, mencionando a Nicaragua y el punto máximo fue la entrevista que concedió a Infobae, donde hizo una descripción exacta de lo que sucede en Nicaragua. Ahí ya lo dijo todo.

1 COMENTARIO

  1. No importa lo qué intentan los judíos sionistas masones, vamos a pulverizarlos con Dios y sus ejercitos, no podrán con nosotros.

Los comentarios están cerrados.