España bate récord de llegada de argentinos en el primer semestre: Conoce la ciudad más elegida

0
245
La comunidad de argentinos es la sexta más grande de extranjeros en España - Créditos: @Shutterstock

Con Informacion de Yahoo Noticias

La migración de argentinos ha sido un tema de análisis constante en los últimos años, abordado incluso en discursos políticos que resaltan la decisión de muchos «jóvenes» de buscar oportunidades fuera de Argentina. Recientemente, España oficialmente informó que durante el primer semestre de este año llegaron 29,500 argentinos al país ibérico, marcando un récord en comparación con los años anteriores: 26,327 en 2022 y 20,991 en 2021. Durante los primeros seis meses de 2020, afectados por la pandemia de COVID-19, la cifra se redujo a 8,896, mientras que en 2019 llegaron 17,108.

Mariana Moreau advierte que la vida en España no es «tan fácil» como algunos prevén.

Desde 2021, aproximadamente 100,000 argentinos han llegado a España, en comparación con un promedio de alrededor de 10,000 por año durante la década anterior, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) que inicia su serie en 2008. La comunidad argentina se ubica como la sexta más grande entre los extranjeros en España, superada por las de Marruecos, Colombia, Rumania, Venezuela y Ecuador.

Más allá de las razones económicas citadas por muchos emigrantes, como la falta de perspectivas en Argentina, se destacan factores como el «cansancio» y el «hartazgo» de la forma de vida en el país sudamericano.

Un 25% de la comunidad argentina en España reside en Barcelona, seguida por Madrid con un 16%. Otras ciudades preferidas incluyen Málaga, Valencia, Baleares, Alicante, Tarragona y Gerona.

Valeria Massats insiste en que los nuevos inmigrantes llegan con «pocos ahorros».

Diego Arcos Espinosa, presidente del Casal Argentino en Barcelona y residente desde 1989, destaca que al 1 de enero de este año había 390,000 argentinos registrados en España, cifra que aumentó a medio millón en julio. Identifica tres perfiles dominantes entre los emigrados.

El primero son jóvenes de 20 a 40 años con formación profesional que encuentran empleo, aunque no siempre en sus áreas de formación. El segundo grupo son pequeños y medianos emprendedores, siendo la restauración un sector muy elegido. El tercer perfil incluye a jubilados y personas activas que llegan con ahorros o para reunirse con sus hijos.

Arcos Espinosa señala que también ha crecido el número de emigrantes «golondrina», que trabajan en centros de esquí en Andorra en invierno y en las playas durante el verano.

Mariana Moreau, desde Argentinas en Madrid, destaca que la mayoría de los contactos que reciben son profesionales de clase media que buscan contratos con empresas. Subraya que muchos llegan con pocos ahorros, esperando obtener un crédito para comprar una vivienda.

Para los recién llegados con acuerdos laborales y un sueldo de aproximadamente 3000 euros, esto puede considerarse «bueno», pero para familias numerosas, puede resultar insuficiente para alquilar o enviar a los niños a colegios privados, según Moreau.

El testimonio de Lucrecia Mangialavori, una argentina de 40 años radicada en Madrid, refleja la búsqueda de una mejor calidad de vida. Trabajaba como educadora canina en Argentina y ahora realiza la misma actividad en la capital española. Mangialavori explica que, aunque estaban bien en Argentina, estaban hartos de la falta de reconocimiento al esfuerzo y la falta de cambios en el país.

Diego Arcos aporta que también creció la cantidad de emigrantes “golondrina”.

Las fuentes consultadas coinciden en que los problemas económicos no son la principal motivación para emigrar, sino más bien el deseo de una «mejor calidad de vida integral». Valeria Massats, miembro de la Asociación Cultural Hispano Argentina, destaca que los nuevos inmigrantes buscan estabilidad económica y seguridad, además de mencionar la intención de ofrecer mejores oportunidades a sus hijos.

A pesar de los problemas económicos en Argentina, los emigrantes resaltan que buscan una vida más tranquila y respeto en el trabajo. Además, señalan que la situación política en Argentina influye en su decisión de emigrar. En Barcelona, por ejemplo, la participación récord de votantes argentinos en noviembre reflejó un interés político significativo entre los emigrantes.

En resumen, la mayoría de los argentinos que llegan a España en el último año son profesionales jóvenes, parejas o familias con dos o tres hijos. Aunque llegan con menos ahorros, priorizan la calidad de vida y la seguridad para sus hijos como motivación principal. La visión de convertirse en millonarios no es común entre ellos; más bien, esperan encontrar un horizonte más estable y tranquilo en su nueva vida en España.