Evacuaron el Palacio de Versalles por una amenaza de bomba: es la segunda vez en tres días

0
372

El Palacio de Versalles se vio obligado a cerrar sus puertas y evacuar a los visitantes debido a una amenaza de bomba. Esta medida de seguridad se produce en medio de un clima de temor por posibles ataques terroristas en Francia. El sábado pasado, tanto el Museo del Louvre como la estación de Lyon también fueron evacuados por amenazas similares.

Estas alertas se producen en un momento en el que las medidas de seguridad en Francia se han reforzado debido al conflicto entre Israel y Hamás. Además, el reciente ataque yihadista en un liceo de Arras, en el que un profesor fue asesinado y varias personas resultaron heridas, ha aumentado la preocupación en el país.

Ante esta situación, el Gobierno francés ha desplegado 7.000 militares de la misión antiterrorista Centinela para apoyar a las fuerzas del orden. Sin embargo, hasta el momento no se ha encontrado ningún artefacto explosivo en ninguno de los lugares evacuados.

Francia ha elevado su nivel de alerta después del ataque en la escuela de Arras. Este nivel de alerta, el más alto del sistema de seguridad francés, implica una máxima vigilancia y protección en caso de amenaza inminente o después de un ataque terrorista.

El Palacio de Versalles, uno de los monumentos más emblemáticos del siglo XVII, recibe anualmente a millones de visitantes y es una de las atracciones turísticas más populares del mundo. El cierre del palacio y la evacuación de los visitantes suponen un golpe para el turismo en la región.

El sábado también se evacuó el Louvre, considerado el museo más visitado del mundo. Estas evacuaciones se producen un día después del ataque perpetrado por un joven checheno en un liceo de Arras.

En respuesta a esta situación, la presidencia francesa ha informado que hasta 7.000 militares de la operación «Sentinelle» serán desplegados en todo el territorio francés en los próximos días.

Desde 2012, los atentados yihadistas en Francia han causado la muerte de 272 personas y han dejado a más de 1.200 heridos, especialmente en 2015 y 2016. El país continúa en alerta máxima y tomando todas las precauciones necesarias para garantizar la seguridad de sus ciudadanos y visitantes.