Exfiscal Zair Mundaray: «Ningún poder público puede tener injerencia en la primaria»

0
464

El abogado, especialista en Derecho Penal y exfiscal del Ministerio Público, Zair Mundaray, resalta que el caso presentado ante el TSJ por Luis Ratti contra la elección primaria no se rige por estándares legales, sino políticos, pues la máxima instancia judicial del país no tiene competencias o facultades para intervenir en un proceso cívico, como la elección interna opositora para definir una candidatura unitaria.

Con Información de El Pitazo

El candidato independiente a las elecciones presidenciales de 2024, Luis Ratti, quien estuvo vinculado con el chavismo en el pasado, acudió el lunes al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para conocer cómo avanzaba la acción judicial que, mediante recurso de amparo, presentó a finales de mayo contra las elecciones primarias previstas para el 22 de octubre.

Ratti, en la entrada del TSJ, dijo que -según le informaron en la máxima instancia judicial del país- el recurso de amparo procede y que ya tiene como ponente a la magistrada de la Sala Electoral, Caryslia Beatriz Rodríguez, una exfuncionaria vinculada con el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) antes de su designación como integrante del TSJ.

El abogado, especialista en Derecho Penal y exfiscal del Ministerio Público, Zair Mundaray, calificó de «improponible» la acción de Ratti, pues las elecciones primarias convocadas por la Plataforma Unitaria Democrática y organizada por la Comisión Nacional de Primaria es un evento no vinculante, de ejercicio soberano de la ciudadanía, que ampara el artículo 70 de la Constitución.

«Una vez la Sala Constitucional acuñó el término improponible, a propósito de una sentencia. Lo que plantea Ratti es eso: algo improponible. La Constitución establece, en el artículo 70, los medios de participación y protagonismo de la sociedad en ejercicio de su soberanía en lo político. La gente tiene unas capacidades de autodeterminación, de la búsqueda de soluciones políticas a sus problemas, esto es un ejercicio cívico, de modo que no puede ser contrario a la Constitución y ningún poder público puede tener injerencia», explicó el abogado a El Pitazo, vía telefónica.