Exfuncionario del chavismo transfirió 18 millones de dólares como parte de un acuerdo de culpabilidad

0
411

Luis Carlos de León Pérez, un exfuncionario del régimen de Chávez detenido en Estados Unidos, transfirió más de 18 millones de dólares desde un banco suizo como parte de su acuerdo de culpabilidad con los fiscales en Houston.

«Estados Unidos informó a los tribunales que el demandado ofreció 18.118.783,15 dólares de una cuenta financiera en Suiza», señala una orden preliminar de extinción de dominio por bienes sustitutivos del Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Texas.

El periodista Joshua Goodman, de la agencia de noticias The Associated Press, compartió este documento en Twitter. Además, se destaca que esa cantidad de dinero ahora está bajo la custodia de los Estados Unidos y que el demandado está de acuerdo con su decomiso y el de los bienes sustitutivos.

Goodman señaló también que De León se convirtió en un «testigo estrella» en el caso y que, aunque los detalles de su cooperación se mantienen confidenciales, habría recibido una sentencia de 12 meses de prisión.

Luis Carlos de León Pérez ocupó el cargo de director de Finanzas de la Electricidad de Caracas. Fue detenido en 2017 en España y extraditado un año después a Estados Unidos, donde se declaró culpable de haber participado en un esquema de cobro de sobornos a cambio de asistencia y contratos con el Estado, así como de lavado de dinero.

El exfuncionario admitió, según varios medios, haber solicitado sobornos entre los años 2011 y 2013 a dueños de compañías energéticas y haber entregado parte de esas coimas a funcionarios de Petróleos de Venezuela. Presuntamente, actuó en colaboración con otros funcionarios de alto rango.

En ese entonces, la agencia Reuters informó que los fiscales dijeron que De León estaba entre un grupo de funcionarios de la compañía petrolera estatal y personas ajenas a ella que solicitaron sobornos a Roberto Rincón, presidente de Tradequip Services & Marine, y Abraham José Shiera Bastidas, exgerente de Vertix Instrumentos. Estos dos empresarios se declararon culpables en 2016 en Estados Unidos de conspirar para pagar sobornos y asegurar contratos de energía.