López Obrador resta importancia a la extradición de Ovidio Guzmán y asegura que es para evitar «politiquería» en EEUU

0
345

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, declaró hoy que la extradición de Ovidio Guzmán, hijo del famoso narcotraficante Joaquín «el Chapo» Guzmán, el pasado viernes, se llevó a cabo para evitar que Estados Unidos aproveche políticamente el tema durante su proceso electoral.

Durante su conferencia de prensa matutina, el mandatario mexicano señaló la importancia de no dar motivos a aquellos que utilizan el narcotráfico con fines políticos en Estados Unidos, especialmente durante las elecciones. López Obrador destacó que el narcotráfico y la migración son temas recurrentes en la agenda política estadounidense durante estos periodos.

El Departamento de Justicia de Estados Unidos confirmó el pasado viernes la extradición de Ovidio Guzmán a Chicago, donde será juzgado por delitos relacionados con el narcotráfico. Guzmán, capturado en enero por las autoridades mexicanas, era uno de los narcotraficantes más buscados por Estados Unidos debido a su participación en el tráfico de fentanilo. Ahora enfrenta múltiples cargos federales en diferentes tribunales del país.

El presidente López Obrador confirmó que México tiene un acuerdo de colaboración con Estados Unidos para extraditar a presuntos delincuentes. Por lo tanto, el traslado de Ovidio Guzmán fue realizado a petición del gobierno estadounidense. Según explicó el presidente, la solicitud de extradición es recibida por la Secretaría de Relaciones Exteriores y, una vez autorizada, es remitida a la Fiscalía General de la República. La persona a ser extraditada es notificada y tiene la oportunidad de ampararse o acudir a un juez. En el caso de Ovidio Guzmán, no hubo solicitud de amparo y se llevó a cabo la extradición.

López Obrador hizo hincapié en que el tema del narcotráfico es utilizado frecuentemente por los políticos estadounidenses como estrategia para hablar de drogas y fentanilo, culpabilizando a México. El presidente recalcó que no se puede permitir que se haga publicidad y se propaguen políticas que busquen afectar a México. En este caso, la extradición se realizó para evitar cualquier pretexto o excusa.

El Cártel de Sinaloa, al que pertenece la familia Guzmán, es considerado por Estados Unidos como el grupo narcotraficante más poderoso del mundo. Se le atribuye la producción y distribución de fentanilo en Estados Unidos, donde esta droga es la principal causa de muerte entre los estadounidenses de 18 a 49 años. Además, Ovidio Guzmán y sus hermanos, conocidos como los «Chapitos», están acusados de transportar grandes cantidades de cocaína desde y a través de Sur y Centroamérica hasta Estados Unidos.

Las autoridades estadounidenses afirman que este cartel ha estado involucrado en actividades de tráfico de drogas hacia Estados Unidos y violencia durante más de 15 años.

Infobae