Florida penaliza duramente la migración irregular, provocando despidos masivos y preocupación en la comunidad migrante

0
292
Fotografía de archivo, tomada el pasado 23 de junio, en la que se registró a un par de activistas al protestar contra la ley antiinmigrante SB 1718 de Florida, en San Diego (California, EE.UU.). EFE/Manuel Ocaño

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, firmó hace semanas la ley SB 1718, que castiga severamente la migración irregular en el estado, lo cual está ocasionando que muchos indocumentados pierdan sus empleos.

Con información de El Nacional

La nueva legislación exige a las empresas con más de 25 empleados verificar el estatus legal de los nuevos empleados contratados, de lo contrario, se enfrentan a multas de 1.000 dólares diarios.

La ley también obliga a los hospitales a recopilar información de los pacientes indocumentados y reportarla regularmente a las autoridades estatales. Además, invalida las tarjetas de identificación emitidas por otros estados, reconociendo únicamente la licencia emitida por el estado de Florida.

Asimismo, contempla penas de hasta 15 años de prisión por transportar indocumentados al estado, ya que el conductor puede ser acusado de tráfico humano.

Un migrante identificado como Rogelio Elías es uno de los afectados que recientemente perdió su trabajo. La compañía en la que trabajó durante los últimos seis años lo despidió el pasado viernes debido a su estatus migratorio.

«Me dijeron que era por los papeles, que el dueño de la compañía tenía miedo de perder su licencia si descubrían que tenía empleados ilegales», explicó Elías en declaraciones a la Voz de América.

El gobernador de Florida argumenta que esta medida busca combatir el tráfico humano y frenar los flujos migratorios, los cuales, según su argumento, son consecuencia de las políticas de la Casa Blanca en la frontera sur con México.

La nueva ley migratoria de Florida ha generado que muchas empresas no quieran correr el riesgo de ser sancionadas por contratar a indocumentados. Organizaciones pro-migrantes han confirmado que muchas corporaciones están despidiendo a personal indocumentado debido a esta ley.

«Esto es terrible, la gente está muy preocupada e incluso se está mudando del estado debido a que esta ley es cruel», dijo Yanet Galvis, activista de la Coalición de Inmigrantes de Florida, una organización que aboga por los derechos de los migrantes en el estado.

Expertos han advertido sobre las consecuencias económicas que puede acarrear la ausencia de migrantes indocumentados en el estado, especialmente en sectores como la agricultura y la construcción.

Un informe del Instituto de Políticas de Florida señala que si el estado se queda sin migrantes indocumentados, la economía sufriría una pérdida de más de 12.600 millones de dólares, equivalente al 1,1 % de la economía estatal.

Se estima que la medida podría afectar a más de 770.000 migrantes sin documentos legales que viven en Florida, según datos del Instituto de Políticas Migratorias.