Francia busca inspiración en el extranjero para revitalizar su cocina [VIDEO]

0
147

Después de ser considerada durante siglos como la cuna moderna de la gastronomía y la cúspide de la cocina, Francia planea enviar chefs al extranjero para enriquecer su cultura culinaria y mejorar los platos tradicionales que se sirven en sus hogares.

Euronews

Desde su mirepoix hasta su mise en place; desde la Guía Michelin hasta las cinco salsas madre: la cocina francesa ha sido durante mucho tiempo la referencia en el mundo gastronómico. Sin embargo, ante la creciente competencia y las críticas sobre menús obsoletos y poco imaginativos, el gobierno del presidente Emmanuel Macron busca que los chefs franceses aprendan del resto del mundo.

En un giro sorprendente para la alta cocina francesa, la ministra de Negocios, Olivia Grégoire, anunció planes para permitir que los mejores talentos del país exploren y traigan de vuelta conocimientos de otros países. «La gastronomía francesa ha enfrentado el auge de la gastronomía extranjera desde finales de los años 90 y ha quedado rezagada frente al rendimiento y la influencia de otros países», admitió Grégoire en una rueda de prensa.

En el prestigioso Bocuse d’Or, el campeonato mundial bienal de chefs celebrado en Lyon, los representantes franceses solo han ganado dos veces en los últimos 15 años, a pesar de competir en casa. «Sería un error dormirse en los laureles y vamos a reafirmar nuestra preeminencia», agregó Grégoire.

«Está demostrado: nuestros competidores tienen ambición y medios, y desarrollan estrategias eficaces para resaltar sus cocinas. Nosotros también debemos ser ambiciosos, estar dispuestos y equipados para esta competencia a escala mundial», declaró Alain Ducasse, uno de los chefs más destacados de Francia.

Se espera que una nueva resolución del gobierno francés revele que la mitad de los restaurantes del país elaboran platos frescos, lo cual evidenciaría la necesidad de revitalizar la cocina casera en Francia.

Según el chef Thierry Marx, poseedor de dos estrellas Michelin, solo la mitad de los 175,000 restaurantes franceses sirven comida casera. «Muchos de ellos sufren porque se comparan en precio con otros que utilizan platos precocinados, o incluso alimentos ultraprocesados sin informar a sus clientes», explica.

Mirando más allá de sus fronteras, Francia considera incluso pedir consejo a Gran Bretaña para revitalizar su cocina estancada. A pesar de que una encuesta realizada el mes pasado mostraba que los franceses clasificaban la comida británica como la peor, el Ministro de Economía y Hacienda valora el talento británico para la mixología.

«Si los mejores cocteleros están en el Reino Unido, entonces nuestros jóvenes aprendices deberían poder ir allí durante cinco meses para perfeccionar sus habilidades», afirmó Bruno Le Maire, Ministro de Economía y Hacienda francés.

Los esfuerzos de Francia para revitalizar su cocina incluyen buscar inspiración en toda Europa. Mientras que los éxitos franceses en el Bocuse d’Or han menguado, países como Dinamarca y Noruega han obtenido cinco de los ocho máximos galardones posibles en el mismo período.

El Gobierno ha destinado 1.5 millones de euros de financiación pública para enviar chefs franceses al extranjero, además de la creación de un centro de formación para jóvenes talentos y un instituto de Alta Gastronomía. Se espera que esta inversión, complementada con financiación privada, ayude a restaurar la posición de Francia en la cima de la pirámide gastronómica.

La gastronomía francesa sigue siendo un componente crucial del poder blando del país. Esto no pasó desapercibido cuando «El sabor de las cosas» fue nominada como mejor película internacional en los premios Oscar de este año, superando a «Anatomía de una caída».

Si bien «Anatomía de una caída» fue aclamada en los premios, incluyendo la Palma de Oro de Cannes, por su mordaz retrato del sistema judicial, «El sabor de las cosas» ofreció un paseo glorioso por los sabores y aromas de la cocina gourmet francesa del siglo XIX.

Protagonizada por Juliette Binoche y con un Baked Alaska decadentemente preparado, fue un espectáculo suntuoso. El hecho de que tuviera prioridad sobre «Anatomía de una caída» refleja el orgullo del país por su cocina.

Los franceses pueden considerar que su cocina es la mejor del mundo, y cuando se hace bien puede ser sublime. Sin embargo, si permiten que su cocina se estanque, corren el riesgo de que se convierta en algo insípido y deslucido, como una salsa holandesa fría.