¡PERDEMOS TODOS! Fricciones públicas entre Primero Justicia y Voluntad Popular arreciaron desde 2020

@DolarToday / Oct 11, 2021 @ 8:00 pm

¡PERDEMOS TODOS! Fricciones públicas entre Primero Justicia y Voluntad Popular arreciaron desde 2020

Primero Justicia marcó distancia de la gestión de los activos de la República en el exterior, pero ese no es el único desacuerdo que ha tenido con el Gobierno interino y con Voluntad Popular. Son elocuentes las diferencias para ajustar la ruta para el cambio político, los votos salvados de PJ en la AN y diversos señalamientos públicos desde 2020

Sofía Nederr | TalCual

Las fricciones entre Primero Justicia (PJ) y Voluntad Popular (VP) han alcanzado un punto cumbre con los cuestionamientos de Julio Borges, coordinador nacional de PJ, al manejo de los activos de la República en el exterior por parte del Gobierno interino que encabeza Juan Guaidó. Sin embargo, las diferencias entre ambas organizaciones opositoras se ventilaron mucho antes.

Así, por ejemplo, en agosto de 2020, desde el seno de PJ comenzaron a cuestionarse sin medias tintas las propuestas de Guaidó sobre los ajustes en la ruta para el cambio político en Venezuela. Aunque el dirigente, reconocido como presidente interino por una parte de la comunidad internacional, se separó de la militancia de VP, proviene de esa organización que sigue siendo su principal bastión político.

«Estoy convocando a los principales líderes y organizaciones políticas y sociales del país para presentarles la ruta que hemos construido, para escuchar e incorporar sus visiones y construir entre todos unos grandes pactos unitarios para enfrentar el fraude y salvar a Venezuela», aseveró Guaidó, el 20 de agosto de 2020.

Por su parte, Henrique Capriles, uno de los líderes de Primero Justicia, desestimó el pacto unitario y llamó a participar en las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre.

“No se trata de dividir ni confrontar estrategias. La opción electoral es una que replantea el escenario. Yo hablo de pelear por unas condiciones”, esgrimió Capriles.

Posteriormente, el también exgobernador de Miranda anunció que no se habían logrado las garantías para concurrir a los comicios de 2020. Mientras tanto, PJ respaldó el Pacto Unitario, suscrito por más de 30 partidos. Vale decir que la posición de Capriles también ha generado diferencias a lo interno de la organización aurinegra, aunque coinciden en los cuestionamientos hacia el desempeño de Guaidó.

“Yo ya he dejado cerrado el capítulo de las diferencias. Creo que a partir del 30 de abril de 2019 nos vinimos en un tobogán; después vino la Operación Gedeón y después, el tiempo. Si Maduro sigue teniendo el control interno, no podemos seguir con la misma estrategia”, fustigó Capriles, en septiembre del año pasado.

El dirigente de PJ aseveró, entonces, que tenía un año pidiendo un giro de timón tras no concretarse el mantra de cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. La decisión de no participar en las elecciones del 6-D, diría Capriles después, se asumió como un mecanismo de presión para el aplazamiento de los comicios parlamentarios. En este caso, el exgobernador hizo una triangulación con la Unión Europea (UE).

Ese mismo mes, Henrique Capriles celebró las excarcelaciones de un centenar de presos políticos mediante medidas que el gobierno de Nicolás Maduro calificó como indultos, y dijo que desde 2018 hacía gestiones para la liberación del diputado Juan Requesens, a quien se le otorgó casa por cárcel.

Tras esto, Juan Guaidó aseguró, en septiembre de 2020, que desconocía “de manera absoluta” las negociaciones “inconsultas” que Henrique Capriles y Stalin González (Un Nuevo Tiempo) realizaron con actores del gobierno de Nicolás Maduro.

Primero Justicia no se calla
El 16 de mayo del año pasado, a Primero Justicia le tocó desmentir las informaciones según las cuales dirigentes del partido habrían solicitado a Estados Unidos el reemplazo de Juan Guaidó como presidente interino.

“En las últimas horas medios digitales han señalado a importantes diputados y líderes nacionales de nuestra organización política de acciones que están totalmente alejadas de la realidad. Nadie vinculado a Primero Justicia ha hablado con personas o instituciones internacionales para exigir nada que tenga que ver con el curso de la política nacional”, puntualizó PJ en un comunicado.

La organización que coordina Julio Borges, además, argumentó entonces que las críticas que han hecho han sido “de manera constructiva y transparente y siempre con ánimo de rectificación y relanzamiento desde una perspectiva unitaria”.

Ocho días antes, PJ había emitido un comunicado en el que se desligó de la Operación Gedeón y exigió a Juan Guaidó expulsar a los asesores implicados en la fallida incursión militar, además de reformar su Centro de Gobierno.

Por otra parte, en agosto de 2021, cuando aún no había una posición oficial G4 sobre la participación en las elecciones regionales del 21 de noviembre, y mientras Juan Guaidó insistía en que no había condiciones para ir a los comicios, Primero Justicia presionó a la oposición mayoritaria para que definiera si participaba en las elecciones regionales.

En ese sentido, el secretario general de PJ, Tomás Guanipa, llamó a que privara el sentido común en función del tiempo y de la unidad opositora.

“Se debe tomar una decisión y hablarle muy claro al país”, dijo Guanipa.

Días después, el G4 anunció que participaría en las regionales. La coincidencia en los cuestionamientos a la falta de garantías en las regionales une a PJ y VP, a través de la Plataforma Unitaria. Este conglomerado opositor advirtió que las elecciones no serán «justas ni convencionales» y destacó que existen obstáculos graves que ponen en riesgo la expresión de cambio del pueblo venezolano.

En ese contexto, Guaidó no quita el dedo del renglón, y a finales de septiembre, llamó a recorrer el país para insistir en la demanda de condiciones electorales plenas.

«Espérennos en los cuatro costados de Venezuela, vamos a levantar y agitar este país exigiendo condiciones. Hay que salir a todos los rincones a acompañar al ciudadano a exigir elecciones libres y justas, a exigir una elección presidencial que nos deben desde 2018, a salir de esta tragedia y los vamos a acompañar, vamos a estar con nuestra gente, vamos a ir a cada rincón del país. Hoy no hay condiciones, pero no somos actores pasivos en este proceso», expresó Guaidó en un acto político.

Sobre los comicios, Leopoldo López aseveró que son una oportunidad de poder recorrer el país y de organizarse. “No creo que esto sea una elección ni libre, ni transparente, ni verificable, y sólo creo que es una oportunidad de salir a las calles y que no se apague esa llama”, dijo.

De acuerdo con López, Maduro busca legitimidad con el despliegue de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (UE), por primera vez desde 2006.

Respecto la Misión de la UE, la respuesta de Henrique Capriles fue diferente.

«La UE enviará Misión de Observación Electoral para el 21 de noviembre.Un paso importante después de años sin contar con observación electoral calificada. Alentamos a la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y Centro Carter a sumarse. Nos corresponde a los venezolanos organización, participación, ejercicio y defensa del voto», expresó el exgobernador, en su cuenta de Twitter, el 29 de septiembre.

La trama de los activos
Las críticas al manejo de los activos de Venezuela en el exterior alcanzaron su punto cumbre en septiembre de este año. Pero, desde 2020, PJ ha llamado la atención pública al Gobierno interino. De allí que el 28 de noviembre de 2020, durante una sesión de la Asamblea Nacional (AN), Primero Justicia salvó su voto durante el debate para la aprobación del Fondo Especial de Litigios.

El argumento para esta decisión fue que la aprobación de 20 millones de dólares se parecía más a un presupuesto sin controles que a un Fondo de Litigios.

El pasado 28 de septiembre, Julio Borges, comisionado para las Relaciones Exteriores del interinato, fue claro al decir que Juan Guaidó, no ha sido asertivo ni ha tomado decisiones efectivas para el resguardo de los activos de la República en el exterior, entre ellos la empresa Monómeros Colombo Venezolanos. Sin embargo, desde enero de 2021, PJ había develado cuestionamientos sobre el manejo de activos.

Borges calificó de “pasivo” al también Presidente de la AN y señaló que “se ha entregado más bien a su entorno y él no ha tomado decisiones. Muchas veces ni siquiera está en reuniones”. La cosa fue más allá por cuanto en el comunicado de PJ, del 27 de septiembre, la organización se refirió al dirigente solo como Juan Guaidó.

Además, la organización que dirige Julio Borges refirió que dadas las negativas de Guaidó y de Voluntad Popular de escuchar alternativas, PJ optó por retirarse de los espacios del Gobierno interino dedicados a la protección de activos en el exterior. Esto con el objetivo de “facilitar y presionar la concreción de una solución que preserve los activos para Venezuela”.

Sin embargo, pese a las fricciones, Borges no se ha separado, por ahora de su cargo. El dirigente recordó que Primero Justicia no aceptó la gerencia o cargos directivos de empresas venezolanas en el exterior. Sostuvo que, si le achacan responsabilidades, dará a conocer el expediente de los votos salvados sobre esta materia.

Por su parte, el Gobierno de Guaidó ripostó que el manejo de los activos se ha efectuado con transparencia y en el proceso “han participado de forma imparcial” todas las fracciones parlamentarias que hacen vida en el interinato.

“Desde 2019 hemos protegido y seguiremos protegiendo los activos de la nación del saqueo de la dictadura, procurando todos los mecanismos necesarios para ello amparados en el artículo 233 de nuestra Constitución”, destacó el interinato.

Días antes, diputados de Voluntad Popular de la AN de 2015 aseveraron que impulsarán las medidas necesarias para asegurar la transparencia de Monómeros. Además, el partido fundado por Leopoldo López rechazó las amenazas, presiones y pretensiones del gobierno de Maduro sobre el futuro de la empresa con sede en Colombia, así como su reiterada insistencia en que Monómeros forme parte de la agenda de negociaciones en México.

En este último aspecto, Julio Borges, comisionado para las Relaciones Exteriores, también fue enfático al decir que los activos no pasarán por el tamiz de las conversaciones bajo la mediación del Reino de Noruega.

En la sesión del 5 de octubre de la Comisión Delegada, el primer vicepresidente de la AN de 2015, Juan Pablo Guanipa (Primero Justicia) pidió que se hiciera una votación nominal sobre el diferimiento de la propuesta de Juan Guaidó de discutir un decreto para concretar la reestructuración de Monómeros.

«La fracción de Primero Justicia no tenía conocimiento de esta propuesta”, aseveró Guanipa.

¿Cruce de funciones?
Otro aspecto en la lista de diferencias ente PJ y VP es la línea que asumió el dirigente Leopoldo López después de que abandonó la Embajada de España en Caracas el año pasado.

El 27 de octubre de 2020, tras su salida del país, Leopoldo López, dirigente fundador de VP, anunció, en conferencia de prensa, desde Madrid, que iniciaría una gira internacional en pro de la lucha por el cambio político en Venezuela.

Antes de eso, Guaidó escribió, en Twitter, que «la lucha que damos y daremos desde y por Venezuela necesita del máximo apoyo del mundo. La presión interna será reforzada y fortalecida por la labor de quienes nos representan en los distintos espacios internacionales, desplegando su máximo potencial».

En agosto de 2019, cuando López se encontraba en la Embajada de España en Caracas, Guaidó lo designó Comisionado para el Centro de Gobierno. Este cargo implicaba la coordinación de todos los representantes o comisionados del gobierno interino.

Los viajes hechos por López dentro de su gira, y las acciones que ha ejercido, parecieran colindar con la gestión de Julio Borges, comisionado presidencial para las Relaciones Exteriores.

Durante su encuentro con el presidente de Colombia, Iván Duque, el 10 de diciembre de 2020, López expresó que la destrucción de las libertades, en Venezuela, es un proceso que pasó inadvertido durante los últimos 20 años. “En ese tiempo, el grito de los venezolanos no fue escuchado en el mundo porque se pensaba que Venezuela era un experimento democrático interesante y que había que hacerle concesiones al autoritarismo”, indicó.

En septiembre de este año, Leopoldo López volvió a reunirse con Duque durante su visita a España. Allí, el fundador de VP reiteró al Presidente de Colombia el agradecimiento por su posición firme a favor de la lucha por la libertad de todos los venezolanos y por su respaldo a los migrantes.

El 22 de mayo de 2021, el fundador de Voluntad Popular fue recibido por Guillermo Lasso, entonces presidente electo de Ecuador. A Lasso, López le hizo la misma petición que a la alcaldesa de Guayaquil (Ecuador), Cynthia Viteri, con quien conversó sobre la regularización de la diáspora venezolana en ese territorio.

“Quisimos resaltar en la reunión la importancia de regularizar a los casi 500.000 compatriotas que se encuentran en Ecuador y reconocer los pasaportes y documentos vencidos de nuestra diáspora”, señaló López.

En febrero de 2020, el comisionado Julio Borges estuvo al frente de la gira internacional de Juan Guaidó, que tuvo como centro Estados Unidos y Europa, y le concedió un nuevo e importante aire luego de la llamada Operación Libertad del 30 de abril de 2019.

 

¡COMPARTE EN TUS REDES SOCIALES!

arrow
 

Enviar por WhatsApp

 
 
 

 
¿Cuál es tu opinión?
 
 
*