Fundaredes: «Operativos militares y policiales no han sido efectivos para erradicar la violencia en el país»

0
375

A pesar de los esfuerzos del Estado venezolano por desmantelar grupos criminales en diferentes partes del país, los niveles de violencia y delincuencia siguen aumentando, dejando a los ciudadanos totalmente desprotegidos.

Según Andriangela Álvarez, investigadora de Fundaredes, la violencia sigue siendo un problema grave en Venezuela porque los organismos de seguridad no han abordado el problema de manera efectiva. En lugar de erradicar las bandas criminales, estas siguen operando con mayor agresividad.

Durante el año 2023, el proceso de registro y documentación llevado a cabo por la organización ha revelado un gran número de secuestros, homicidios, atentados con explosivos, desapariciones y presuntos enfrentamientos armados en las zonas fronterizas y en otras áreas del país.

«Es preocupante lo que está ocurriendo en el estado Zulia, que durante mucho tiempo ha sido el más violento del occidente venezolano debido a la presencia de más de 18 bandas criminales. Las extorsiones acompañadas de ataques con explosivos, que en ocasiones han resultado en víctimas mortales, son su principal actividad delictiva», aseguró Álvarez.

Además, Álvarez afirmó que el estado de Guárico presenta patrones similares a los del estado Zulia. Esto se debe a la proliferación de bandas armadas como el Tren del Llano, que ha cometido homicidios, desapariciones y secuestros, especialmente dirigidos a productores agropecuarios y comerciantes.

La situación en la frontera se extiende a gran parte del país, según las investigaciones de Fundaredes, que ha documentado la actividad de más de 40 grupos criminales.

«A pesar de los operativos militares y policiales llevados a cabo en el país para desmantelar las distintas organizaciones criminales, como la Operación de Liberación Gran Cacique Guaicaipuro en la cárcel de Tocorón, la violencia ha aumentado en Venezuela y la megabanda el Tren de Aragua sigue operando no solo en el país, sino también en otras regiones de Latinoamérica», afirmó Andriangela Álvarez, investigadora de Fundaredes.