Guayaquil comenzará a hacer pruebas para confirmar si el fentanilo ya se consume entre sus habitantes

0
280

La municipalidad de Guayaquil ha iniciado el proceso de adquisición de pruebas para detectar el consumo de fentanilo en la ciudad. Se espera que las pruebas lleguen en aproximadamente dos meses, según el director de Salud e Higiene del Municipio, Juan Carlos González. Una vez que se tengan las pruebas, las autoridades realizarán un tamizaje para determinar si hay casos de consumo de fentanilo en la ciudad.

Aunque no se ha especificado qué tipo de pruebas se adquirirán, existen varias formas de detectar el fentanilo. Entre ellas, se recomiendan las tiras de prueba de fentanilo (FTS) que son de bajo costo y pueden detectar la presencia de fentanilo en diferentes tipos y formas de drogas. Estas tiras son fáciles de usar, solo se necesita colocar una pequeña cantidad de droga en un recipiente con agua, sumergir la tira durante unos segundos y leer los resultados.

Otra prueba rápida es el test rápido de drogas FYL, que permite la detección cualitativa de fentanilo en la orina utilizando tiras reactivas.

El fentanilo es un opioide sintético extremadamente fuerte, hasta 50 veces más potente que la heroína y 100 veces más potente que la morfina. Una dosis de solo 2 miligramos de fentanilo se considera letal. Este opioide se encuentra en inyecciones o parches utilizados médicamente para tratar el dolor, pero también se puede encontrar en drogas adulteradas como pastillas falsificadas, heroína, cocaína y metanfetamina.

Es preocupante que muchas personas puedan consumir fentanilo sin saberlo, lo que puede llevar a intoxicaciones accidentales y sobredosis. Algunos traficantes mezclan fentanilo con otras drogas, lo que aumenta el riesgo de sobredosis para los consumidores.

En Guayaquil, se han registrado casos de pacientes consumidores de «hache», una droga barata elaborada con heroína, diazepam, cemento, pintura y otros materiales, que presentan síntomas relacionados con el fentanilo. Los médicos del Hospital Bicentenario de Guayaquil han observado efectos más fuertes y prolongados en los consumidores de «hache», así como una disminución en la respuesta a los tratamientos aplicados.

Con la adquisición de pruebas para la detección de fentanilo, las autoridades de Guayaquil podrán tener un panorama más claro sobre la presencia y el consumo de esta droga en la ciudad, lo que les permitirá tomar medidas adecuadas para abordar este problema de salud pública.