Guyana explota su prolífico bloque petrolero Stabroek cuidando no provocar a Venezuela

0
264

Guyana está experimentando un auge petrolero mientras su vecino Venezuela sigue sumido en una crisis. Un consorcio de compañías petroleras extranjeras está explotando el bloque Stabroek, ubicado cerca de las costas de Guyana, a pesar de las advertencias del gobierno de Nicolás Maduro.

El bloque Stabroek, que abarca un área de 28.600 kilómetros cuadrados, es la joya de la corona de Guyana, un pequeño país sudamericano que está experimentando un crecimiento económico sin precedentes gracias a su industria petrolera. El descubrimiento de yacimientos petroleros hace nueve años y su explotación desde 2019 han llevado a Guyana, con una población de poco más de 800.000 habitantes, a tener el mayor aumento porcentual de su producto interno bruto en el mundo.

El bloque Stabroek está operado principalmente por ExxonMobil, una compañía estadounidense que posee el 45% de las acciones. Ubicado a unos 200 kilómetros de la costa de Guyana, este bloque se ha convertido en el epicentro de la industria petrolera del país. Mientras tanto, Venezuela, que solía ser un referente mundial en la producción de petróleo, observa con recelo cómo la incipiente industria petrolera de Guyana está a punto de superar su propia producción nacional, la cual ha estado en crisis durante años. Además, Venezuela ha advertido a ExxonMobil que no le permitirá explorar en aguas que aún están por delimitar.

La disputa marítima entre Venezuela y Guyana se centra en las aguas ubicadas al norte de una línea proyectada de 70 grados costa afuera, que pasa cerca del noroeste de Guyana. Mientras Venezuela sostiene su reclamo marítimo, Guyana lo rechaza y espera un fallo de la Corte Internacional de Justicia de la ONU.

El bloque Stabroek ha sido el escenario de numerosos descubrimientos de yacimientos petroleros desde 2015, lo que ha permitido estimar sus reservas en 11.000 millones de barriles de petróleo. Según el gobierno de Guyana, se han perforado 63 pozos en estas aguas. La producción actual en el bloque incluye el buque flotante Liza Destiny, que produce 160.000 barriles de petróleo al día, el proyecto Liza 2, que produce 250.000 barriles por día, y el proyecto Payara, que produce un promedio de 230.000 barriles diarios.

Además de ExxonMobil, otras compañías que operan en el bloque Stabroek incluyen Hess Guyana Exploration, que adquirió la estadounidense Chevron y posee el 30% de las acciones, y la China National Offshore Oil Corporation Petroleum Guyana, propiedad del Estado chino, que posee el 25%.

El bloque Stabroek también es el centro de un proyecto gasífero en colaboración con el gobierno de Guyana, que tiene como objetivo reducir el costo de la electricidad en el país. Se espera que este proyecto se ponga en marcha a finales de este año, con la construcción de un gasoducto que llevará el gas desde los proyectos costa afuera hasta la costa.

Mientras tanto, Venezuela ha advertido que responderá de manera «contundente» a los planes de ExxonMobil de perforar frente a las costas del Esequibo, un territorio de 159.000 kilómetros cuadrados que ambas naciones disputan desde el siglo XIX. A pesar de la disputa, en diciembre de 2020, los presidentes de Venezuela y Guyana firmaron un acuerdo en el que se comprometían a no utilizar la fuerza para resolver la disputa.

El gobierno venezolano está asociado con Chevron, una de las compañías que forman parte del consorcio que opera en el bloque Stabroek. Sin embargo, Venezuela no goza de las condiciones políticas y legales necesarias para atraer a nuevos inversores a su industria petrolera, que se encuentra en una etapa crítica. La producción de petróleo en Venezuela ha disminuido significativamente en los últimos años debido a despidos masivos, falta de mantenimiento de instalaciones, sanciones económicas y corrupción.

En comparación, la producción actual de petróleo en Guyana supera los 640.000 barriles por día y se espera que aumente a más de 1,2 millones de barriles por día para 2027. Aunque Venezuela todavía posee las mayores reservas de petróleo del mundo, su industria petrolera está en declive debido a las difíciles condiciones económicas y políticas.

En resumen, Guyana está experimentando un auge petrolero gracias a la explotación del bloque Stabroek, mientras que Venezuela se encuentra en crisis y su industria petrolera está en declive. A pesar de la disputa marítima entre ambos países, Guyana continúa con su crecimiento económico impulsado por el petróleo, mientras que Venezuela espera mejores condiciones para atraer inversores y revitalizar su industria petrolera.