Importación de nafta a Venezuela, un «gesto» de EEUU para promover diálogo: expertos

0
259

Estados Unidos ha tomado la decisión de permitir la importación de combustible de empresas europeas a Venezuela, lo que, según expertos, podría ser considerado un «gesto» para facilitar las negociaciones políticas entre el chavismo y la oposición. Estados Unidos ha reafirmado que está dispuesto a aliviar las sanciones económicas si se logran avances democráticos en el país sudamericano.

Eni, una empresa petrolera italiana, y Repsol, una empresa española, han enviado un cargamento de 260.000 barriles de nafta a la empresa estatal venezolana PDVSA a finales de agosto. Esta es la primera vez que Venezuela recibe combustible de empresas trasnacionales desde la imposición de sanciones económicas estadounidenses a su industria petrolera. Los expertos aseguran que permitir este envío de combustible contribuirá a mejorar las negociaciones políticas con el gobierno de Nicolás Maduro, ya que permitirá aumentar la producción de gasolina y mejorar el transporte en el país.

Según Orlando Ochoa, especialista en macroeconomía y procesos de negociación política, el gobierno de Joe Biden ha dejado claro que está dispuesto a facilitar ciertas operaciones energéticas a cambio de concesiones políticas y electorales por parte del gobierno venezolano. Los recientes «incentivos» autorizados para Eni, Repsol y PDVSA buscan facilitar las negociaciones con el gobierno venezolano, que han enfrentado dificultades en los últimos meses.

Estados Unidos impuso sanciones a PDVSA en 2019 como respuesta a la erosión de la democracia en Venezuela. Sin embargo, en junio de 2022, se aprobó una licencia especial para que Eni y Repsol transportaran crudo venezolano, lo procesaran en sus refinerías en Europa y recuperaran parte de su deuda acumulada y los dividendos de las empresas mixtas en las que participan en Venezuela.

Juan González, asesor especial del presidente Joe Biden, afirmó en julio que los «incentivos» del gobierno estadounidense para Venezuela buscan fortalecer las negociaciones entre el oficialismo y la oposición para encontrar una solución a la crisis. González también advirtió que la ventana de conversaciones y diálogos se cerrará eventualmente si no hay avances concretos.

Importación de nafta a Venezuela, un "gesto" de EEUU para promover diálogo:  expertos

Las negociaciones entre el gobierno de Maduro y la oposición, que se llevaban a cabo en Ciudad de México, no se han reanudado desde noviembre pasado. El gobierno venezolano está a la espera de que Estados Unidos autorice la inyección de recursos a un fondo de propósito social acordado hace 10 meses, uno de los pocos acuerdos formales de esos diálogos.

El Departamento de Estado de Estados Unidos reiteró esta semana que está dispuesto a modificar su política de sanciones a Venezuela si se logran avances democráticos, especialmente en relación a elecciones libres y justas. Sin embargo, aclaró que la política general de sanciones hacia Venezuela sigue vigente.

El gobierno venezolano ha exigido el levantamiento total de las más de 900 sanciones individuales y sectoriales impuestas por Estados Unidos para poder negociar acuerdos políticos.

El plan de las autoridades venezolanas es mezclar la nafta con gasolina menos refinada para aumentar la disponibilidad de combustible en el país. La autorización a las compañías europeas se traduce en mejores incentivos para PDVSA y ayuda a aliviar el transporte en Venezuela, que ha sido afectado por la escasez de combustible en los últimos años.

Un panorama de estabilidad política en Venezuela favorecería los proyectos de petróleo y gas con empresas extranjeras, según los expertos consultados. Además, la ampliación de la licencia a Eni y Repsol las coloca en una situación ventajosa para solicitar la autorización de participar en proyectos de producción de crudo en Venezuela.

En resumen, Estados Unidos ha permitido la importación de combustible de empresas europeas a Venezuela, lo que se considera un gesto para facilitar las negociaciones políticas en el país sudamericano. Esta decisión forma parte de la estrategia de Estados Unidos de aliviar las sanciones económicas si se logran avances democráticos. Los expertos consideran que permitir este envío de combustible ayudará a mejorar la situación del transporte en Venezuela y a facilitar las negociaciones con el gobierno de Nicolás Maduro.