Incendios en oeste de Canadá provocan evacuaciones y preocupación por calidad del aire

0
259

Los incendios forestales han comenzado a devastar grandes áreas de Canadá en esta temporada. En la Columbia Británica, alrededor de 10.000 hectáreas han sido afectadas, lo que ha llevado a la evacuación de residentes en la Municipalidad Regional de las Rocosas del Norte y en la Primera Nación de Fort Nelson.

El domingo, los incendios se extendieron rápidamente, consumiendo aproximadamente 10.000 hectáreas en el oeste de Canadá. Como resultado, las autoridades ordenaron la evacuación de una comunidad en Columbia Británica y advirtieron sobre la mala calidad del aire en todas las provincias.

En la Municipalidad Regional de las Rocosas del Norte, miles de residentes tuvieron que ser evacuados ya que el fuego se expandió rápidamente, afectando un área de 4.136 hectáreas. Además, la Primera Nación de Fort Nelson emitió una orden de evacuación para la comunidad indígena de Fontas, que se encuentra a tan solo siete kilómetros de la ciudad.

El alcalde del municipio regional de las Rocosas del Norte, Rob Fraser, declaró en una entrevista televisiva que la mayoría de los 3.500 habitantes de Fort Nelson y sus alrededores ya habían sido evacuados, priorizando la seguridad de los residentes.

En Alberta, también se han registrado incendios forestales. Los residentes de Fort McMurray, una importante ciudad petrolera que ya había sufrido graves daños por incendios en 2016, fueron advertidos para que se preparen para una posible evacuación.

Las autoridades de Alberta informaron que dos de los incendios forestales son extremadamente intensos y están fuera de control. Además, se han registrado un total de 43 incendios activos en la provincia, incluyendo uno ubicado a 16 km al suroeste de Fort McMurray, que ha crecido significativamente durante el fin de semana, alcanzando las 5.500 hectáreas.

Aunque las autoridades declararon que el incendio en Fort McMurray se ha apagado, se espera que vuelva a intensificarse a medida que aumenten las temperaturas. Los vientos del sureste podrían empujar el fuego lejos de una carretera principal y hacia el río Athabasca.

Según el alcalde Fraser, el incendio en Fort Nelson se originó debido a un árbol derribado por fuertes vientos que cayó sobre un tendido eléctrico. Las autoridades de Alberta están trabajando arduamente para combatir el fuego, utilizando seis equipos de bomberos forestales, 13 helicópteros y aviones cisterna.

Estos incendios forestales son un recordatorio de la importancia de estar preparados y tomar las precauciones necesarias para proteger nuestras comunidades y el medio ambiente.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí