Intenso fue el espionaje en el Occidente de Venezuela durante la Guerra de Independencia

0
337

En el pequeño pueblo de Carache, ubicado en la cordillera andina del estado Trujillo, los vecinos se sorprendieron al ver una columna de caballería acercarse por el camino real. En un principio, no podían distinguir si eran soldados patriotas o realistas.

Las mujeres se santiguaban al observar el avance de la marcha, mientras el monaguillo se abría paso entre los escombros de la iglesia devastada por un terremoto el 26 de marzo de 1812, para hacer sonar las campanas que seguían colgadas en un poste del antiguo campanario.

En poco tiempo, la caballería había llegado al pueblo y resultó ser un escuadrón de las fuerzas del capitán general Domingo de Monteverde, que venían a capturar a un traidor a la monarquía.

Sin embargo, Manuel Blasco, un español nacido en Murcia, ya había huido hacia los Humocaros, a pesar de saber que Monteverde estaba tomando el control de importantes bastiones en el Occidente de Venezuela.

En su intento de escape, Blasco fue capturado y sometido a juicio por ser considerado un espía. El historiador Andrés Eloy Burgos Gutiérrez, en su investigación titulada «La Guerra Invisible, espías y espionaje en la Guerra de Independencia venezolana (1810-1821)», revela que el espionaje en la historia de Venezuela es un tema apasionante y poco explorado.

El trabajo de Burgos Gutiérrez, que recibió el primer premio en la Bienal Rafael María Baralt 2022-2023, revela detalles sobre el caso de Manuel Blasco y otros espías durante la Guerra de Independencia. Blasco fue condenado a muerte por servir como espía a la causa patriota y se le ordenó exhibir su cabeza en el pueblo de Carache como ejemplo para los demás.

El investigador también descubrió pruebas del papel de Juan de los Reyes Vargas y el padre Andrés Torrellas, dos personajes prominentes que cambiaron de bando durante la guerra y utilizaron el espionaje como una herramienta estratégica. Reyes Vargas fue un guerrillero que espió los pueblos de El Tocuyo y Carora, mientras que Torrellas, además de ser un sacerdote, fue un conductor de tropas y envió información a través de espías.

El espionaje fue una actividad común en ambos bandos durante la Guerra de Independencia. Los patriotas también espiaban a Francisco de Miranda. Estos fascinantes episodios de espionaje y delación durante la guerra son explorados en detalle en la investigación de Burgos Gutiérrez.

En resumen, la historia del espionaje durante la Guerra de Independencia de Venezuela es un tema poco conocido pero fascinante. La investigación de Andrés Eloy Burgos Gutiérrez revela detalles sobre casos como el de Manuel Blasco, Juan de los Reyes Vargas y el padre Andrés Torrellas, quienes utilizaron el espionaje como una herramienta estratégica en la guerra.