Inundaciones en Libia: la ONU advirtió que aún se desconoce el nivel de destrucción y la cantidad de muertos

0
322

Las recientes inundaciones en el este de Libia han sido descritas por la ONU como una tragedia de proporciones devastadoras. Aunque aún no se conoce la magnitud total de la destrucción y el número de víctimas, las autoridades advierten que las consecuencias son difíciles de imaginar.

Martin Griffiths, secretario general adjunto de Naciones Unidas para Asuntos Humanitarios, ha destacado la importancia de coordinar los esfuerzos de ayuda con el gobierno reconocido internacionalmente y las autoridades locales en el este del país. Sin embargo, el acceso a algunas áreas, como Derna, sigue siendo complicado debido a las condiciones climáticas y la devastación causada por las inundaciones.

Griffiths también ha señalado que las inundaciones, desencadenadas por la rotura de dos represas, son un recordatorio impactante del poder del clima. Hasta el momento, se estima que las inundaciones han causado la muerte de 11.300 personas y han dejado a cerca de 30.000 desplazados. Sin embargo, las necesidades son mucho mayores, ya que aproximadamente 880.000 personas viven en las zonas afectadas directamente.

El alcalde de Derna, Abdulmenam al Gaizi, ha advertido que la cifra de muertos en su ciudad podría aumentar a 20.000. Además, ha revelado que la presa de la ciudad no había recibido mantenimiento desde 2008 debido a la crisis política en el país.

Libia se encuentra actualmente dividida en dos administraciones, lo que ha complicado aún más los esfuerzos de respuesta ante la tragedia. La destitución del primer ministro de unidad, Abdel Hamid Dbeibé, y la designación de Fazi Bashaga como su sucesor han generado más inestabilidad en el país.

Ante esta situación, la ONU ha solicitado una ayuda de 71,4 millones de dólares para asistir a las 250.000 personas afectadas por las inundaciones. Sin embargo, esta cantidad no será suficiente para cubrir todas las necesidades de las personas que viven en las áreas damnificadas.

Las inundaciones en Libia son un recordatorio trágico de la capacidad destructiva del clima y la importancia de la coordinación internacional para hacer frente a este tipo de desastres. La comunidad internacional debe unirse para brindar el apoyo necesario a las personas afectadas y trabajar en la reconstrucción de las zonas devastadas.