Japón inició el vertido de agua acumulada en la central nuclear de Fukushima en el océano Pacífico

0
394

Japón ha dado inicio a la liberación de agua residual acumulada en la central nuclear de Fukushima en el océano, un plan que ha sido respaldado por Tokio y la agencia reguladora de la ONU, pero que ha sido duramente criticado por China. Esta descarga, equivalente a 540 piscinas olímpicas de agua, es un paso importante para el desmantelamiento de la central nuclear, que sigue siendo peligrosa doce años después de uno de los peores desastres nucleares de la historia.

Un video en directo transmitido por el operador de la planta, TEPCO, mostró a los ingenieros de la empresa trabajando en computadoras mientras un responsable anunciaba que las válvulas cerca de las bombas de transferencia de agua estaban siendo abiertas. El Organismo Internacional de Energía Atómica de la ONU (OIEA), que ha dado su aprobación al plan, supervisa este proceso y asegura que cumple con las normas internacionales de seguridad y tendrá un impacto insignificante en la población y el medio ambiente.

Sin embargo, el vertido ha sido duramente criticado tanto en China como en Corea del Sur. El Ministerio de Medio Ambiente chino lo ha calificado como «extremadamente egoísta e irresponsable» y ha anunciado que monitorizará y estudiará el impacto en sus aguas. Por su parte, Corea del Sur ha expresado su preocupación, pero ha respaldado el plan de Japón debido a los estrechos lazos entre ambos países. A pesar de esto, se han registrado protestas en Corea del Sur y varias personas han sido detenidas en Seúl por intentar entrar en la embajada de Japón.

La empresa TEPCO ha recogido más de 1.3 millones de metros cúbicos de agua contaminada de los refrigeradores, el subsuelo y la lluvia desde el desastre de 2011. Según la empresa, esta agua ha sido tratada para eliminar todos los radioisótopos excepto el tritio, que se encuentra en niveles inocuos. La mayoría de los expertos y el OIEA respaldan esta afirmación y aseguran que el tritio se diluirá rápidamente en el océano y no representará un riesgo significativo para la salud humana o el medio ambiente.

Sin embargo, existen voces disidentes. El grupo medioambiental Greenpeace ha afirmado que el proceso de tratamiento del agua es defectuoso y China y Rusia sugieren que el agua puede evaporarse y llegar a la atmósfera. China ha acusado a Japón de tratar el océano Pacífico como una «cloaca» y ha impuesto restricciones a las importaciones de alimentos procedentes de Japón. Por otro lado, Corea del Sur, a pesar de la preocupación de algunos ciudadanos, no ha presentado objeciones al plan debido a las relaciones cercanas con Japón.

En resumen, Japón ha iniciado la liberación de agua residual de la central nuclear de Fukushima en el océano, un paso necesario para el desmantelamiento de la central. Aunque el plan ha sido respaldado por el OIEA, ha sido duramente criticado por China y ha generado preocupación en Corea del Sur. Expertos y el OIEA aseguran que el tritio presente en el agua no representa un riesgo significativo, pero existen voces disidentes que cuestionan la eficacia del tratamiento del agua y plantean posibles riesgos para la salud y el medio ambiente.